Cabomba caroliniana, una planta difícil para acuario

inicio > Plantas de acuario de agua dulce > Cabomba caroliniana

La Cabomba caroliniana procede de América Central. Es una planta de tallos que puede alcanzar hasta los 80 cm. En acuarios su desarrollo no será superior a los 30 o 40 cm. Su tallo se presenta largo y fino con hojas también finas repartidas por todo lo largo de su extensión. Sus hojas de color verde intenso la convierten en una planta muy atractiva para el acuario.

Cabomba caroliniana, una planta difícil para acuario

Según se llega al ápice de la planta las hojas se encuentran más cercanas dándole a la punta de la planta forma de plumero. Al alcanzar la superficie presenta hojas modificadas como si fueran plantas flotantes o pequeños nenúfares. También es capaz de producir en la superficie pequeñas flores blancas o rosado según la especie.

Son plantas muy recurrentes para la cría de muchas especies de peces porque sus hojas finas representan un refugio perfecto tanto para los huevos como para las pequeñas larvas. Killis, tetras o peces lápiz encuentran este sus hojas el perfecto sustrato para sus puestas.

Enraizando correctamente a las Cabombas

Es común que muchos aficionados piensen que las Cabombas son plantas difíciles de enraizar. Sin embargo estas plantas lo hacen de forma muy férrea en el sustrato. Si no conseguimos que enraícen las nuestras es porque habremos comprado tallos cortados sin enraizar.

Cabomba caroliniana, una planta difícil para acuario

Cabomba caroliniana, una planta difícil para acuario

El proceso de Enraizado es lento y delicado. Para que este se produzca deberemos enterrar horizontalmente un trozo de tallo, sin hojas, de entre 5 y 10 cm de longitud. El sustrato debe ser rico en Turba.

Una vez se ha producido su enraizado la planta se muestra fuerte siempre que las condiciones acuáticas y de luz sean las correctas.

Las Cabombas también pueden desarrollarse durante meses de forma flotante sin enraizar flotando en la superficie y emitiendo raíces finas en los internudos del tallo.

Mantenimiento en acuario de plantas del género Cabomba

Las Cabombas suelen tener mala prensa entre los aficionados que las consideran frágiles y muchos las tildan de imposibles de mantener en acuario. Sin duda esta prensa es real y no se debería considerar a estas plantas aptas para principiantes.

Cabomba caroliniana, una planta difícil para acuario

Cabomba caroliniana, una planta difícil para acuario

Resulta fundamental para su mantenimiento tanto la dureza del agua como el grado de acidez de la misma. Aguas blandas con 5º de Gh y 1º de Kh junto a un pH entre ligeramente ácido y neutro 6-7 serían lo correcto. Si no ofrecemos estas condiciones la planta perderá poco a poco las hojas.

Si las condiciones comentadas son mantenidas deberemos podar muy frecuentemente a nuestra planta, una vez al mes. De lo contrario irán perdiendo hojas desde la base hasta morir por completo.

Si nuestro agua del grifo es dura deberemos sopesar la posibilidad de ablandarla con agua de ósmosis o emplear agua desmineralizada.

Otro factor clave para el mantenimiento de Cabombas en acuario son los cambios de agua frecuentes. Los cambios de agua retiran del acuario compuestos nitrogenados que ablandan la dureza y desequilibran la estabilidad del pH. Un cambio de 10% semanal será adecuado. Los compuestos se eliminan por disolución. No conviene posponer los cambios de agua ya que corremos el riesgo de que se nos caiga mucho el pH.

La luz es otro factor a tener muy en cuenta. Con poca luz el tallo crecerá muy rápidamente y la distancia entre los internudos será muy amplia ofreciendo una imagen poco frondosa. Las hojas que queden en sombra irán desprendiéndose de la planta lo que nos mostrará un tallo desnudo sólo con hojas en la punta.

En la naturaleza las Cabombas crecen en lagunas de poca profunidad expuestas a una gran intensidad lumínica. Mínimo 0,25w por litro con lámpara led y de 1 watio por litro en fluorescentes sería lo adecuado para verla desarrollarse adecuadamente.

Cabomba caroliniana, una planta difícil para acuario

Cabomba caroliniana, una planta difícil para acuario

Si podemos elegir fuentes de luz de espectro total o trifósforo sería perfecto. Necesitamos una fuente de luz roja que potencie la fotosíntesis y por tanto el crecimiento. Como temperatura de color se debe elegir entorno a los 5500º kelvin o 6000º, no sirviendo temperaturas de color superiores que comienzan a ofrecer más luminosidad en la zona azul del espectro lumínico.

Sustrato, abono y técnica de poda para mantener Cabombas

Como norma general compraremos nuestra planta en una maceta o anudada a un plomo con varios tallos juntos. Dejarla de este modo es una condena por lo que deberemos enraizarla como os he comentado dejando un par de centímetros entre tallos.

Esta separación elimina la competencia por los nutrientes de las raíces y permite que la luz penetre hasta la base de las plantas. Debemos también evitar colocarlas cerca de plantas que las den sombra ya sean plantas de hojas grandes o plantas de rápido desarrollo que crezcan por encima de éstas.

Cuando la planta alcanza la superficie lo mejor es podarla, replantando la cabeza cortada en el sustrato. El tallo que resta de lo podado se recorta hasta dejarlo con sólo dos internudos. De estos internudos deberán salir dos cabezas nuevas. Si lo hacemos correctamente en pocos meses deberemos tener una densa vegetación.

Por su rápido crecimiento el lugar más adecuado para su colocación son los laterales y fondo del acuario.

El sustrato debe ser poroso y rico en hierro. El abonado debe ser periódico, primero líquido hasta que termine de enraizar y después con abono de sutrato. El abono debe estar libre de fosfatos, nitratos, oligoelementos y sales. Debemos aditar hierro periódicamente porque es propensa a amarillear ante la falta de este metal.

Si por cualquier motivo no podemos ofrecerle las condiciones comentadas de agua, luz y abono un buen sustituto es la Limnophila sessiliflora. En su fase acuática esta planta es muy similar pero menos compleja en cuanto a sus requerimientos. Podemos mantenerla con menos luz ralentizando su crecimiento.

Otras especies de Cabomba además de la C. caroliniana

Cabomba piauhyensis o cabomba roja

Originaria de Centroamérica, Antillas y Brasil. Es muy atractiva pero es incluso más exigente que la especie más común en los comercios. Además de aguas blandas y ligeramente ácidas necesita de una fuente de luz muy potente para mantener su tonalidad rojiza y no perder las hojas.

Cuanta más intensidad lumínica reciba más roja se pondrá. Lo más recomendable para mantenerla sería las lámparas leds con temperaturas de color de 5500ºk con un ratio de 0,25w por litro de agua.

Cabomba piauhyensis o cabomba roja

Cabomba piauhyensis o cabomba roja

Se desarrolla mejor en suelos arenosos. No es una planta muy longeva siendo imprescindible su poda y replantado para mantener la colonia en el acuario.

Cabomba aquatica

Procede de Sudamérica y se distribuye desde el Sur de México hasta el norte de Brasil. Soporta bien aguas blandas siendo preferible las muy blandas. Es sensible a la temperatura no soportando temperaturas de más de 24ºC. Necesita como todas estas especies luz de calidad e intensidad adecuada.

Se diferencia de la C. caroliniana porque sus hojas nacen en círculo sobre los internudos mientas que la caroliniana lo hace en forma de antenas.

Cabomba pulcherrima

Los autores la clasifican como una variedad de C. caroliniana y no como una especie propia. Presenta una tonalidad mucho más brillante que la C. piauhyensis y es más exigente que todas las especies anteriores con la calidad de agua y los cambios periódicos de ésta.

Vídeo: vía Demenduo (You tube)

También te puede interesar:

Los derechos de autor de todas las fotografías pertenecen a sus dueños originales. Se publican indicando el autor con intenciones divulgativas. Si algún autor siente dañados sus derechos de autor que se ponga en contacto con nosotros para proceder a retirar la imagen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.