Botia macracantha, Botia o locha payaso

inicio > Peces tropicales de agua dulce > Botia macracantha, Botia o Locha payaso

La Botia Macracantha o botia payaso (Bleeker, 1852) es sin duda una de las especies más bonitas y llamativas que podemos mantener en un acuario comunitario de ciertas dimensiones. Es originaria de Indonesia, Borneo y Sumatra. Sus biotopos naturales lo forman ríos, arroyos y lagunas pudiendo ser localizado tanto en aguas tranquilas como de gran corriente.

Más información sobre el Mantenimiento de Botias, familia Cobitidos

Botia macracantha, Botia o locha payaso adecuada para el acuario comunitario de agua dulce

Su gran distribución hace que varíen un poco los parámetros acuáticos para mantenerlos. No obstante y como norma general prefieren aguas cálidas en torno a los 27ºC ligeramente ácidas a neutras, blandas y moderadamente duras.

Su cuerpo es cilíndrico, alargado y grueso. Su tonalidad principal es el amarillo dividido por tres franjas negras verticales . Sus aletas pectorales y caudal presenta tonalidades rojizas.

La Botia Macracantha o botia payaso (Bleeker, 1852) una de las especies más bonitas del acuario comunitario de agua dulce

La Botia Macracantha o botia payaso (Bleeker, 1852) una de las especies más bonitas del acuario comunitario de agua dulce

Pertenecen a la familia Cobitidae que engloba a cerca de cien especies. Las B. Macracanthas no son amigas de una iluminación muy intensa por lo que buscarán refugio entre la vegetación y objetos decorativos siempre en la parte baja del acuario. Colocar plantas flotantes nos permitirá mayor tiempo de observación de estos llamativos peces. Se muestran muy activos al atardecer y buscan el alimento en el sustrato ayudados por sus barbillones sensitivos, similares a los que presentan las Corydoras, que podemos localizar en su boca.

Las Botia payaso son animales grupales que debemos mantener con congéneres

Su dieta en la naturaleza está formada por pequeños crustáceos, caracoles, larvas de insectos y gusanos. Necesita cierto aporte vegetal que obtiene directamente de los brotes nuevos de las plantas acuáticas y de sus partes más blandas. Es una especie incluida entre las denominadas como controladores biológicos al ayudarnos con las plagas de caracoles y sus puestas.

Se trata de una especie gregaria que gusta de vivir en compañía de compañeros de su especie. No son grandes nadadores por lo que pasarán casi todo el tiempo posados sobre sus aletas.

Posee el sobre nombre de pez payaso de agua dulce por su particular coloración igual que les sucede a los Amphipriones marinos. Son pacíficos por lo que su mantenimiento es muy recomendable para todo acuario de agua dulce comunitario. Es preferible mantener a esta especie pacífica con peces asiáticos aunque se puede mantener con una gran número de especies incluidas las Corydoras con las que pueden llegar a formar cardumen. Por su costumbre de vivir pegadas al sustrato no conviene mantenerlas con especies de cícidos americanos o africanos que competirán con ellas por el territorio.

Posee el sobre nombre de pez payaso de agua dulce por su particular coloración igual que les sucede a los Amphipriones marinos

Posee el sobre nombre de pez payaso de agua dulce por su particular coloración igual que les sucede a los Amphipriones marinos

Los Botia payaso presentan unas espinas afiladas en la zona de las agallas que emplea como autodefensa. Deberemos tener precaución al manipularlas con el salobre para que no queden enganchadas y sufran algún desgarro.

Las lochas payaso hacen un sonido perceptible desde el exterior del acuario

Deberemos considerar un tanque de al menos 100 litros para mantener Botias. Deberá estar suficientemente plantado y tener troncos y rocas que les ofrezcan escondites. El sistema de filtración no tiene porque estar sobre dimensionado, nos valdrá el ajustado a la carga Biológica del acuario.

En acuario podemos alimentar a la B. macracantha de forma sencilla. Acepta todo tipo de alimentos incluidas las escamas y la liofilizada pero es más conveniente que está puede llegar a la zona en la que se encuentran nuestros animales. Las tabletas y los pellets que se hunden de forma rápida pueden ser la base de alimentación. Para que no mordisquen las hojas de las plantas conviene ofrecerles de forma regular pastillas con aporte vegetal. Elegir preferiblemente plantas de hojas duras. Podemos distinguir el ataque a nuestras plantas porque podremos observar claramente los agujeros que hacen en las hojas.

Acepta de buen grado también cualquier tipo de comida congelada, sobre todo la larva roja de mosquito y las papillas caseras. Su costumbre de animal aspirador beneficiará el mantenimiento del sustrato al ingerir los restos de alimento que han quedado sin consumir.

A la hora de elegir nuestras Botias deberemos fijarnos especialmente en la zona ventral. Aquellos animales con el vientre hundido deben ser descartardos pues es síntoma de la presencia de parásitos. La pobre coloración en el comercio no debe ser motivo de rechazo porque tienden a perder intensidad cuando están estresados. Debemos tener precaución en el transporte porque las espinas comentadas anteriormente pueden llegar a pinchar la bolsa. Es común que puedan enterrarse en el sustrato por lo que no debemos preocuparnos en exceso sino vemos a nuestros animales recién incorporados al acuario. No es habitual pero en momentos de estrés puede llegar a saltar fuera del acuario por lo que es más recomendable instalaciones dotadas de tapa.

La reproducción de los Botia payaso es compleja y si es cierto que se ha conseguido en ocasiones no es una generalidad. No presenta dimorfismo sexual aparente.

La reproducción de los Botia payaso es compleja y si es cierto que se ha conseguido en ocasiones no es una generalidad. No presenta dimorfismo sexual aparente.

No son peces delicados ni sensibles a las enfermedades aunque podrán desarrollar las comunes en todo acuario comunitario. Hay dos excepciones con respecto a las enfermedades que si deberemos tener en cuenta. Son sensibles al punto blanco (Ichthyophthirius multifilis) que puede desencadenarse tras cualquier situación de estrés o bajada de temperatura y a la enfermedad del terciopelo (Oodinium). Suelen responder bien a los tratamientos y por lo general acaban por erradicar la enfermedad sin tratamiento si se recupera el equilibrio en el acuario. Es muy buena práctica dejar el acuario sin luz 24 horas tras la introducción de nuestros nuevos animales para que se tranquilicen y reduzcamos el estrés con lo que no reduciremos sus defensas naturales.

En el comercio podemos encontrar Botias payaso entre los 4 y 7 cm. Debemos tener en cuenta que aunque en acuario nunca alcanzarán tallas de 30 cm, que es lo que pueden desarrollar, si son una especie de ciertas dimensiones por lo que deberemos planificar su mantenimiento en función de su tamaño adulto y no del momento de su compra. Las dimensiones del acuario marcan el tamaño final de nuestros ejemplares. En cautividad no suelen superar tallas de 12-15 cm. Existen en origen en el norte de Borneo unas poblaciones de Botia macracantha gigante que pueden alcanzar tallas en acuario de hasta 25 cm. Su tonalidad es más mate que las Botias payaso pequeñas.

La reproducción de los Botia payaso es compleja y si es cierto que se ha conseguido en ocasiones no es una generalidad. No presenta dimorfismo sexual aparente.

Leer más artículos sobre especies de peces de acuario de agua dulce:
Especies de peces para el acuario de agua dulce

Los derechos de autor de todas las fotografías pertenecen a sus dueños originales. Se publican indicando el autor con intenciones divulgativas. Si algún autor siente dañados sus derechos de autor que se ponga en contacto con nosotros para proceder a retirar la imagen

Volver al inicio del artículo sobre el Botia macracanthaIr arriba del artículo

2 pensamientos en “Botia macracantha, Botia o locha payaso
  1. Mercedes

    Saludos, tengo un botia que no para de rascarse contra los objetos de la decoración del acuario. No podría asegurar si tiene o no un velo blanquecino en la piel

    Responder
    1. acuarioadmin Autor

      Saludos Mercedes, las situaciones de estrés pueden generar una pérdida de defensas naturales en el animal y que los ectoparásitos siempre presentes aprovechen para entrar en el tejido del pez. Si su comportamiento es aparentemente normal antes de medicar con un tratamiento adecuado conviene revisar nuestro acuario y tratar de valorar cual es la causa de estrés que debilita las defensas. Compañeros de tanque, temperatura, nitratos, iluminación. Si la situación de estrés cesa y el animal se alimenta sus defensas naturales acabarán por si solas con la infección. Esta recomendación es para casos iniciales de infección.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.