Peces marinos peligrosos en el acuario

inicio > Peces marinos > Peces potencialmente peligroso

Las posibilidades de un encontronazo peligroso con uno de los peces que mantenemos en nuestro acuario marino es realmente baja. Sin embargo debemos conocer los peligros existentes para poder mantener las precauciones necesarias y reducir el riesgo a su mínima expresión.

Peces marinos potencialmente peligrosos en el acuario

De entre el grupo de peces marinos de carácter ornamental que pueden resultar peligrosos para el aficionado algunos son venenosos y otros pueden llegar a producir lesiones ya sea por su dentadura o por sus espinas.

El grupo de especies de peces marinos que pueden llegar a ser peligrosos para los humanos son una minoría. Si de este grupo excluimos los que no tienen carácter ornamental el número de ellos se reduce enormemente.

Podríamos, según la lista de especies y subespecies recogidas en www.fishbase.org, reducir a 900 las especies de las más de 30.000 recogidas como de potencialmente peligrosas. Como hemos comentado esta lista se reduce enormemente porque no todas son ornamentales y jamas vamos a tenerlas en nuestro acuario.

Peces marinos potencialmente peligrosos en el acuario

Peces marinos potencialmente peligrosos en el acuario

Por tanto podríamos hablar que las especies de peces marinos que pueden llegar a ser peligrosas para el aficionado son realmente una excepción.

El peligro para el humano en su relación con los peces marinos puede tener su origen de modo toxicológico o traumatológico. En el primer grupo se incluyen todas aquellas especies que resultan venosas ya sea por ingestión o picadura. En el segundo entrarían todas las especies que pueden producir lesiones externas o internas como consecuencia de una acción agresiva, casi siempre instintiva, de forma defensiva y nunca premeditada.

Tipos de lesiones que pueden causarnos los peces marinos

Simplemente por curiosidad existen cuatro métodos distintos de originar lesiones por parte de los peces a los humanos: mordedura, punción, descarga eléctrica y traumas en la vejiga y otros orificios anatómicos. Está última se produce por peces parásitos sudamericanos denominados caneros (Familia Trichomycteridae) capaz de penetrar en la uretra si se orina dentro del agua. Estas especies no tienen carácter ornamental por lo que no suponen un riesgo para la afición.

Peces marinos potencialmente peligrosos en el acuario

Peces marinos potencialmente peligrosos en el acuario

Las descargas eléctricas por mantener anguilas no es habitual en acuariofilia marina. Tampoco es habitual que se produzcan en agua dulce porque son muy pocos los aficionados que mantienen peces eléctricos en sus casas. La más peligrosa sería el Electrophorus electricus o anguila eléctrica que es un Gimnótido de origen sudamericano.

Lo más común dentro de la acuariofilia marina doméstica son los accidentes que pueden producirse mientras se manipula a algún pez ya sea por mordedura o punción.

Cualquier especie de pez marino simplemente por el hecho de tener boca puede llegar a mordernos. Sin embargo y en la práctica esto sólo puede suceder con unas pocas especies. Por lo general el tamaño de los peces que podemos mantener en el acuario no supone un riesgo verdadero aunque en algunos casos si pueden llegar a hacer daño.

Descartaremos como es lógico por su tamaño y por no ser ornamental de modo doméstico a las especies de tiburones. Otras especies como la raya de arrecife (Taeniura lymma), tiburones cornudos (Triakis semifasciata) o tiburón pintarroja todos ellos de menor tamaño y que pueden ser peligrosos por contacto también se escapan del objeto del artículo.

De las morenas (familia Muraenidae) ocurre algo similar. Sólo la morena copo de nieve (Echidna nebulosa), la morena cebra (Gymnomuraena zebra) y la morena cinta (Rhinomuraena quaesita) pueden ser mantenidas por aficionados domésticos. Estas morenas no son peligrosas y sólo pueden llegar a mordernos si las atosigamos al tratar de tocarlas algo que no es una acción muy lógica ni recomendable.

Peces ornamentales marinos que pueden ocasionarlos daño

Ahora vamos a hablar de algunas familias y especies de peces, que si podemos mantener de forma ornamental, y si pueden causarnos daño sino tomamos las precauciones necesarias.

Dentro de las especies que podemos mantener en nuestros acuarios marinos domésticos encontramos algunas con denticiones fuertes o mandíbulas en forma de pico adaptadas a su especializada alimentación, bien alimentándose de coral o de presas con caparazón o exoesqueleto duro como los moluscos o crustáceos.

Peces marinos potencialmente peligrosos en el acuario

Peces marinos potencialmente peligrosos en el acuario

Estas especies pueden llegar a producir heridas por mordedura cuya gravedad dependerá en parte del tamaño del ejemplar. Muchas de estas especies se clasifican dentro de los peces ballesta (Familia Balistidae), la cual podemos determinar como especies mordedoras incluso con tamaños pequeños. Presentan pocos dientes pero son muy fuertes y normalmente sobresaliendo de la mandíbula. Entre los aficionados se considera el dar de comer de la mano a sus ejemplares como un logro y con estas especies está práctica plantea un claro riesgo. La dentellada de estos peces es tan poderosa que pueden llegar a romper el tubo del calentador.

Entre los más agresivos de los peces ballesta podríamos nombrar al Balistapus undulatus o pez ballesta de líneas naranjas. Otras especies más comunes de encontrar en los comercios del ramo como el Rhinecanthus sp (Ballesta picasso), Balistoides conspicillum (Ballesta payaso) o el Pseudobalistes fuscus (Pez Ballesta estriado) son menos agresivas pero siempre las debemos manejar con precaución. El Balistes vetula (Ballesta azulado) y el Odonus niger (Ballesta negro) serían las especies, en teoría, menos agresivas.

Los peces lima (Familia Monacanthidae) y los peces erizo (Familia Diodontidae) también poseen dentaduras muy fuertes pero su carácter es más huidizo y menos pendenciero. Tanto los géneros Chilomycterus y Diodon, que serían los más populares en los comercios del ramo, pueden propinar mordiscos de importancia al poseer fuertes picos.

Los peces globo de la Familia Tetraodontidae presentan cuatro sólidas placas dentales también en forma de pico pero podríamos considerarlas especies pacíficas no agresivas. Las especies del género Canthigaster son potencialmente inofensivas a pesar de portar estos picos. El género Arotrhon dentro de los peces globos también aglutina especies tímidas pero cuyo mordisco en caso de producirse accidentalmente puede ser muy doloroso.

Los peces loro (familia Scaridae) no son habituales en los acuarios domésticos. Sin embargo si nos decidimos en mantenerlos en un acuario de sólo peces debemos tener en cuenta que su dentición es muy fuerte porque están especializados en picar coral duro. La especie que se comercializa por lo general, dentro de la excepción es el Cetoscarus bicolor.

Peces marinos potencialmente peligrosos en el acuario

Peces marinos potencialmente peligrosos en el acuario

Además de la mordedura otro riesgo al que podemos enfrentarnos al manejar a nuestras especies de peces marinos es la de la punción.

Los radios duros de las aletas de muchas especies pueden hacer las veces de verdaderas agujas. Estas punciones suelen ser muy dolorosas, siempre producidas de forma accidental, y pueden complicarse con infecciones bacterianas secundarias. La “Mucina”, el principal componente del mucus presente en al piel de los peces, es una mezcla de proteínas y componentes activos que pueden resultar tóxicos complicando la situación de la herida sino la tratamos y desinfectamos.

No vamos a tratar en el artículo aquellas especies con glándulas venenosas en las aletas, de las que podéis encontrar más información en el siguiente artículo:

Por lo general las aletas más peligrosas son las aletas pectorales y la dorsal. Algunas especies presentan otros puntos de peligro como es el caso de los peces ángel (Familia Pomacanthidae) que presenta una espina de cierto porte bajo cada opérculo branquial, detalle que los distingue de los peces mariposa que no la tienen.

Los accidentes producidos por punción son normalmente ocasionados por accidentes debido a despistes. Los animales son pacíficos y no agresivos con su cuidador pero la falta de celo o la confianza puede llevarnos a provocar estos accidentes.

Peces marinos potencialmente peligrosos en el acuario

Peces marinos potencialmente peligrosos en el acuario

Otras especies muy comunes en el acuario marino con capacidad para herirnos de gravedad son los peces cirujano (Familia Acantúridos, puedes leer más información sobre estos peces en el siguiente artículo). Estos peces presentan en la base de la aleta caudal una o dos espinas afiladas a modo de cuchillas que pueden proyectar hacia el exterior como defensa. Se trata de verdaderos bisturís que pueden provocar cortes de varios centímetros aunque de poca profundidad.

Prevención de posibles infecciones secundarias por heridas en el acuario

Debemos prestar atención a cualquier herida que nos provoquemos bajo el agua en el acuario aunque no sea por culpa de un pez. Es sin duda una entrada de infecciones y otros problemas de carácter bacteriano. Si somos asiduos de la manipulación subacuática no debemos descartar la opción de vacunarnos contra el tétanos.

Es muy habitual que un pequeño corte o erosión producida por la base de un coral o la roca viva acabe en una infección bacteriana con más seriedad que la del propio traumatismo. La bacteria más común en este tipo de infecciones es el Vibrio.

Existe también la posibilidad de sufrir una zoonosis que es la transmisión de una enfermedad por parte de los animales a los humanos. No es común en acuario pero si pueden presentarse en algunos casos de presencia de enfermedades como la Mycobacteriosis o turberculosis de los peces causada por la bacteria Mycobacterium marinum. En el humano esta infección se conoce como el “Chancro del piscicultor” y se presentase a modo de infección en piel de dedos y manos pudiendo degenerar en úlceras, debiendo ser tratadas con antibiótico.

La tuberculosis de los peces no es una afección común en las instalaciones marinas pero siempre existe el riesgo de que estuviera presente. Heridas abiertas al introducir el agua en el acuario son la vía de entrada perfecta. Por ello conviene emplear guantes siempre que trabajemos con las manos dentro del agua.

También te puede interesar:

Los derechos de autor de todas las fotografías pertenecen a sus dueños originales. Se publican indicando el autor con intenciones divulgativas. Si algún autor siente dañados sus derechos de autor que se ponga en contacto con nosotros para proceder a retirar la imagen

Summary
Review Date
Reviewed Item
Peces marinos potencialmente peligrosos en el acuario
Author Rating
41star1star1star1stargray

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.