Caballitos de mar, Hippocampus, en el acuario marino

inicio > Peces marinos > Caballitos de mar

Durante mi etapa en un comercio especializado en Acuariofilia marina me ha tocado más de una vez responder a la pregunta si podemos o si es viable mantener en un acuario marino Hippocampus o caballitos de mar. La respuesta siempre fue sí pero con algunas aclaraciones.

Caballitos de mar, Hippocampus, para nuestro acuario marino

El género Hippocampus, familia Syngnathidae, engloba 35 especies diferentes tan dispares como el pequeño Hippocampus zosterae que no supera los 3 cm hasta el grandioso H. abdominalis que supera tallas de 30 cm.

Por diferentes motivos, como la destrucción de sus hábitat o la pesca indiscriminada, los caballitos de mar son especies amenazadas y su comercio está regulado desde 2004 por Cites, Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre, Incluyendo los animales procedentes de cría.

Los caballitos de mar se caracterizan por presentar la cabeza en ángulo recto lo que les permite nadar erguidos respecto a la vertical,  particularidad que les es propia y les diferencia del resto de especies de peces. Sólo los peces aguja, Aeoliscus strigatus, Centriscidae, con quién comparte familia junto con Phyllopteryx taeniolatus, dragón de agua, y el Phycodurus eques, dragón foliado, presentan esta particularidad pero boca abajo.

Sólo los peces aguja de la familia Centriscidae comparten la particularidad de poder nadar verticalmente al igual que los hippocampus

Sólo los peces aguja de la familia Centriscidae comparten la particularidad de poder nadar verticalmente al igual que los hippocampus

Mantienen la estabilidad en la natación gracias al gas retenido en la vejiga natatoria. Los Caballitos de mar carecen de aleta caudal. Se mueven por el impulso de la aleta dorsal y las aletas caudales. Su cola les permite agarrarse a los objetos con una fuerza desproporcionada además de servirles de timón, son expertos en camuflarse según la coloración del entorno.

Controladores automáticos de Ph y sistemas hidropónicos Prosystem Aqua

Publicidad: Controladores automáticos de Ph y sistemas hidropónicos Prosystem Aqua

No tienen escamas, presentan sobre la piel unas placas óseas repartidas por todo su cuerpo en forma de anillos. Cada especie presenta un número de anillos diferente. No son grandes nadadores pero si son especies muy activas. Necesitan de cierto espacio despejado para sus movimientos.

Habitan principalmente aguas tropicales y templadas en biotopos como praderas marinas, estuarios, arrecifes de coral y manglares. Se distribuyen mayoritariamente en aguas templadas principalmente en zonas del Indopacífico y Atlántico Oeste. En el Mediterráneo tenemos tres especies Hippocampus guttulatus (caballito de hocico largo), H. hippocampus (caballito de mar de hocico corto) e H. fuscus (Pony de mar)

La reproducción en acuario es viable, siempre que los parámetros físico-químicos sean los adecuados y está dirigida exclusivamente a acuaristas experimentados no por el cortejo, puesta y eclosión sino por la complejidad de alimentación posterior de la puesta.

No tememos que tener un acuario de grandes dimensiones para mantener caballitos de mar. Una de las premisas es la de doblar en altura el tamaño que alcanzará el animal en talla adulta. Es recomendable mantenerlos en pequeños grupos con igual número de hembras que de machos. 150 o 200 litros serían perfectos para mantener 3 parejas.

Controladores automáticos de Ph y sistemas hidropónicos Prosystem Aqua

Publicidad: Seguros para acuarios y terrarios

Debido a sus limitaciones de movilidad conviene que la corriente existente en el acuario la plantemos de forma zonal, es decir: que afecte a una mitad del tanque pero deje libre la otra mitad. No se sienten cómodos con una corriente muy fuerte e imposibilitará las posibilidades de formar una pareja y realizar la puesta.

Sus necesidades de temperatura son algo elevadas. En torno a los 26ºC y unas condiciones de iluminación tenue. Las temperaturas inferiores recuden su apetito. El fotoperiodo debe ser tropical, en torno a las 12 horas.

La calidad de agua y de alimentación obligadas. Aguas muy limpias, bien filtradas. Sin presencia de Amoniaco y Nitritos. No superar concentraciones de 10-15 mg litros de Nitrato. El nitrato inhabilita la reproducción. Debemos mantener la proporción de Calcio 430 mg/l Magnesio 1300 mg/l y los oligoelementos y trazas propios de estas concentraciones salinas. Salinidad entre los 32 y 35 gramos/litro. Importante controlar este rango para garantizar la reproducción.

hippocampus_kuda, caballito de mar común, de cría en cautividad una buena elección para nuestro acuario

hippocampus_kuda, caballito de mar común, de cría en cautividad una buena elección para nuestro acuario

En estado salvaje no suelen abandonar su posición para alimentarse. Su visión de 360º con movimiento independiente de cada ojo les permite fijar el objetivo para la caza. En el acuario es más común que abandonen su posición y se muevan a capturar las presas.

El estomago de los hippocampus es muy rudimentario teniendo muy poca capacidad para almacenar el alimento. El conducto intestinal es muy corto, por lo que tienen muy poco tiempo para absorber los elementos nutritivos antes de la deposición. Es esta la causa de su permanente búsqueda de alimento.

Claves para elegir y mantener caballitos de mar en el acuario

Los caballitos de mar de origen salvaje son muy complicados de adaptar a la comida en cautividad. Elegir animales procedentes de la cría en cautividad es lo correcto. Pequeños crustáceos, Mysis, Artemia, Gammarus de modo congelado son comidas perfectas a combinar. Los especímenes salvajes sólo aceptan comida viva y no resultan viables para el aficionado medio. Mezclar vivo con congelado hasta que se habitúen es la solución. En la naturaleza las especies más grandes incluso se alimentan de pequeños peces. Debemos variar la dieta y no centrarla exclusivamente en un tipo de alimento para no causar una falta de vitaminas y minerales esenciales.

Hablando un poco de especies, las más habituales en comercio y con origen de cría son el Hippocampus kuda y el H. reidii. Tras comprobar en el comercio que aceptan el alimento congelado con normalidad son la mejor elección. Debido a sus necesidades nutricionales los caballitos de mar han de estar permanentemente alimentados. Requieren de dos o tres tomas de alimento diario. Algo importante que debemos conocer es que si pasan mucho tiempo sin comer comienzan a consumir sus propios tejidos. Si este consumo de tejidos internos alcanza al estómago nuestro animal estará condenado.

Su mantenimiento en el acuario comunitario es viable siempre que el resto de especies le permita alimentarse. Gobios o Blenidos son compañeros adecuados al no competir directamente por el alimento en la columna de agua. Para cría es mejor mantener en exclusividad.

Los sexos se distinguen con facilidad. Elegir ejemplares saludables comprobando su adaptación a la alimentación. Los machos presentan un vientre de forma redondeada donde es ligeramente apreciable el futuro alojamiento de la prole mientras que en la hembra éste finaliza en forma de ángulo de 90º.

Mantenidos sin especies competitivas por el alimento y las calidades de agua comentadas los hippocampus son especies resistentes. Las patologías que pueden afectarles no distan de cualquier otro pez en acuario. Protozoos como el Amylodinium y Cryptocarion irritans pueden afectarles con severidad. Pueden aparecer hongos si la temperatura baja mucho durante un tiempo prolongado, también pueden parecer de parásitos crustáceos como el Argulus y la enfermedad de la burbuja. Esta enfermedad es visible por la flotabilidad que le causa al macho al padecer unas burbujas de gas en la bolsa paterna de origen bacteriano. Es común que pueda producirse tras la eclosión y suelta de la prole.

La esperanza de vida para animales en cautividad se encuentra entre los 3 y 4 años, con el paso del tiempo los animales pierden fuerza succionadora en la boca y se alimentan peor.
No mantener con corales duros excesivamente beligerantes ni con Anémonas y Cerianthus que los tomarán atraparán como alimento perfecto.

Hippocampus reidi, caballito amarillo o caballito caribeño

Hippocampus reidi, caballito amarillo o caballito caribeño

Reproduciendo en el acuario caballitos de mar

Forman pareja con facilidad y suelen mantenerla estable aunque no son monógamos. Realizan cortejo de apareamiento normalmente al despertar el día en la zona de natación libre. Es el macho el que lo da inicio y podemos observar un aumento en la intensidad de coloración sobre todo en las partes más oscuras. El cortejo basa en un baile donde el macho produce unas vibraciones con el cuerpo que son respondidas por la hembra. Si la hembra es receptiva y está con huevos responde al cortejo sino se aleja. El macho tratará de rozar la bolsa paterna contra el área ventral de la hembra. Si todo sigue su curso podremos observar la apertura de la bolsa. La hembra a través de un tubo ovopositor introduce los huevos en el saco paterno. Tan pronto se realiza la puesta los huevos son fecundados y la bolsa se cierra de nuevo. Tras la puesta la pareja se separa. Las especies más comunes como el H. kuda o el H. reidii pueden realizar puestas de hasta 200 huevos. Las especies mayores pueden alcanzar los 1.500 huevos.

La gestación de los huevos dura entre 14 y 18 dias. El progenitor y el resto de hippocampus compañeros del acuario no predarán sobre las larvas. Eclosionan en pequeños grupos ayudadas por los movimientos del progenitor. Normalmente la eclosión de produce al atardecer. Son copias exactas de hippocampus adulto desde el primer momento y tienen una talla de entre 6 y 8 mm. Las larvas al nacer se dirigen siempre hacia un punto de luz o la superficie puesto que son fototrópicas. Su primera acción es tomar aire de la superficie para llenar la vejiga natatoria.

Si se quiere trasladar a las larvas a un tanque de cría preparado no se deberán sacar nunca del agua. De este modo se previenen los problemas de hiperflotación comentados en la enfermedad de la burbuja. El acuario de crecimiento debe ser mantenido en agua extremadamente limpia y se ha de sifonar a diario. Se debe poner una corriente tenue y evitar las burbujas en el acuario. Se debe alargar el fotoperiodo a 24 horas.

Durante las primeras horas las larvas de hippocampus no se alimentan aunque muestren atracción por la comida si la hay. Según pasa el tiempo su interés por la comida a su disposición es mayor. Se puede alimentar a la pequeña prole con nauplios de Artemia recién eclosionados ya que pasadas unas horas endurecen el caparazón y las larvas no tienen jugos gástricos para deshacerlos. Por tanto no podrán digerirlos y no podrán excretarlos. Hay que eliminar cualquier tipo de alimento no consumido. Emplear quistes de artemia Grado Af por ser de menor tamaño y tener más ácidos grasos omega-3. Se puede alternar con rotíferos de cultivo de Brachionus plicatilis. A partir del 5-6 día las larvas ya poseen ácidos gástricos por lo que no debemos preocuparnos por el endurecimiento de la concha del nauplio.

Hippocampus guttulatus, Caballito de hocico largo

Hippocampus guttulatus, Caballito de hocico largo

Las dos especies más recomendable para mantener en el acuario

Hippocampus kuda, caballito de mar común

Se denomina comúnmente caballito del mar oceánico o caballito de mar común. Es originario del Océano Indopacífico, puede alcanzar los 15 cm de tamaño. Su cuerpo se presenta rodeado de numerosos anillos óseos. La mayor diferencia respecto a otras especies podemos localizarla en la cabeza donde presenta una pequeña corona de 5 puntas. Los colores que podemos encontrar de la especie son variables pudiendo ir desde el blanco marfil al amarillo o rojo. El hábitat predilecto para su mantenimiento es aquel, alejado de fuertes corrientes, en donde se pueda instalar un suficiente campo de algas donde poder sujetarse.

Hippocampus reidii, caballito de mar de bandas o caribeño

Conocido vulgarmente como caballito de bandas o caballito caribeño. Procede del Océano atlántico en su parte Oeste en la zona tropical. Su tamaño es ligeramente superior, hasta los 18 cm. Coloración muy variable, desde amarilla a roja en acuarios bien iluminados. En instalaciones con luz pobre la coloración se oscurece. No presentan protuberancias distinguibles pero si una especie de pliegues. Además de estos pliegues son diferenciables del resto de especies por portar un ligero abultamiento en la cabeza también denominado yelmo.

Leer más artículos sobre especies de peces para el acuario marino

Los derechos de autor de todas las fotografías pertenecen a sus dueños originales. Se publican indicando el autor con intenciones divulgativas. Si algún autor siente dañados sus derechos de autor que se ponga en contacto con nosotros para proceder a retirar la imagen

Volver al inicio del artículo sobre los Hippocampus o Caballitos de mar Ir arriba del artículo

 

Summary
Review Date
Reviewed Item
Caballitos de mar, Hippocampus en el acuario marino
Author Rating
41star1star1star1stargray

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.