Sistema de filtrado para acuarios marinos Berlín

inicio > Mantenimiento del acuario marino y de arrecife > Sistema de filtrado Berlín

El método de filtración biológica para acuarios marinos denominado método Berlines fue desarrollado en Alemania como un avance a los sistemas tradicionales de mantenimiento de acuarios marinos basados en el mantenimiento de sustrato, roca viva y circulación de agua.

Sistema de filtrado para acuarios marinos Berlín

En los acuarios los desechos orgánicos son originados por los metabolismos de peces e invertebrados. Esta materia orgánica es, a través de la acción bacteriana, filtrada, mineralizada y oxigenada produciendo nitratos y compuestos tóxicos.

Sistema de filtrado para acuarios marinos Berlín

Sistema de filtrado para acuarios marinos Berlín

Los filtros basados en elementos presurizados (cerrados) y semi-húmedos favorecen los procesos de nitrificación. Como consecuencia se obtienen nitratos que no pueden ser transformados en nitrógeno elemental en estado gaseoso.

Los acuarios con estos filtros mantienen los nitratos en porcentajes estables debido a los cambios de agua periódicos que los eliminan parcialmente. Por tanto estos filtros no son adecuados para instalaciones de arrecife donde se pretende reproducir los procesos naturales biológicos.

Principios básicos del sistema de filtrado Berlín

El sistema de filtrado Berlín trata de eliminar las sustancias orgánicas antes de que sean transformadas por la flora bacteriana. Para ello se monta un filtro con la capacidad de eliminar la mayor parte de los desechos orgánicos. La parte que no puede ser eliminada si va a ser transformada por las baterías aeróbicas y anaeróbicas asentadas sobre el sustrato y en las rocas vivas.

La transformación aeróbica se produce en la superficie de las rocas y en el sustrato mientras que la anaeróbica se produce en las zonas internas de las rocas aprovechando la porosidad de éstas e incluso en las capas interiores de la arena. Estas zonas internas del decorado cuentan con muy poco oxígeno.

En las rocas vivas por tanto se suceden los dos procesos nitrificantes, la transformación del amoniaco en nitrito y nitrato que inmediatamente se reduce por el proceso interno de desnitrificación. Debido a esta automática reducción del nitrato la tasa de este compuesto en los acuarios de arrecife es muy baja, menos de 1 mg por litro.

Sistema de filtrado para acuarios marinos Berlín

Sistema de filtrado para acuarios marinos Berlín

Para que la transformación de los compuestos nitrogenados se transformen de forma óptima hace falta una cantidad determinada de roca viva. Es posible sustituir este tipo de rocas de origen natural por rocas de cultivo sinténticas o esqueleto coralino. Estas rocas de sustitución cuando se pueblen de colonias bacterianas tendrán las mismas propiedades filtrantes, siempre que cuenten con su misma porosidad. Con estos sustitutos nos ahorraremos mucho dinero, sin entrar a valorar la sostenibilidad con el arrecife, pero tardaremos más tiempo en ciclar al completo nuestro acuario.

A la pregunta de cuanta roca viva meter en el acuario la respuesta que podemos dar es que no es sencillo determinarlo. Dependerá del tipo de roca, de su porosidad, de la circulación del agua y de la cantidad de fauna que vayamos a mantener. Es importante durante el primer año de funcionamiento los test de amoniaco, nitritos, nitratos y Kh para comprobar si hemos acertado o no.

Antiguamente las rocas más empleadas y las más buscadas eran las procedentes del Océano Indo-Pacífico.

La colocación de la roca viva en el acuario es uno de los factores claves a la hora de lograr el equilibrio en la nitrificación. No podemos amontonar de cualquier manera la roca, no ya para evitar derrumbes peligrosos para la fauna y la propia estructura física del acuario. Es conveniente que el agua pueda circular a través de ellas, cuanta más agua mejor. Esta circulación no sólo beneficia la realización de los procesos biológicos sino que reduce la sedimentación y permite un sifonado más eficaz de los restos orgánicos.

La filtración mecánica en el sistema de arrecife Berlín

La filtración mecánica forma parte del sistema. Entendemos como tal la que se encarga de retener las partículas más gruesas suspendidas en la columna de agua. El rebosadero por el que cae el agua al filtro colector o sump elimina la película grasa hidrofóbica de la superficie beneficiando el intercambio gaseoso y por tanto el equilibrio del Kh o dureza de carbonatos.

Aunque no caigamos en ello, está película proteica en forma de aceite en la superficie limita la penetración de la luz haciendo un flaco favor a nuestros invertebrados sésiles.

Sistema de filtrado para acuarios marinos Berlín

Sistema de filtrado para acuarios marinos Berlín

Creo que lo he dicho y me reitero, la filtración mecánica no filtra, retiene particulas de desecho. Hasta que nosotros no eliminamos la carga no filtramos. Por eso, si no vamos a mantener con diligencia la filtración mecánica es mejor no emplearla.

Perlones y esponjas retienen los desechos poniéndolos en contacto con el agua de circulación del filtro varias veces por hora. Además sobre estos desechos se asentarán bacterias nitrificantes que provocarán nitrato y desestabilizarán la dureza de carbonatos.

Para eliminar estos filtros mecánicos se idearon los filtros colectores o sump donde se plantean varias divisiones con cristales en forma de zig-zag. De este modo se logra que estos desechos decanten y sean fácilmente sifonados.

La filtración química en el sistema de arrecife Berlín

Las resinas intercambiadores de iones y el carbón activo permiten retirar del agua compuestos orgánicos no eliminables por la filtración biológica y la mecáncia. Estos compuestos no pueden ser mineralizados por la flora bacteriana del acuario. Estos compuestos son responsables entre otros de teñir nuestro agua de amarillo limitando la penetración de la luz. Este tinte reduce el desarrollo de nuestros invertebrados y los vuelve más vulnerables a los agentes patógenos.

Las resinas y los buenos carbones son caros pero su empleo, siempre de forma temporal, merece la pena. Han de ser temporales porque también aboserben oligoelementos y trazas muy importantes para nuestra fauna.

La filtración química siempre se debe colocar tras el resto de cargas filtrantes y aparatos de filtro como el skimer para no saturar su superficie. El carbón activo además se emplea como controlador de Ozono residual en aquellos acuarios donde se empleé.

Muchos de estos compuestos absorbentes una vez saturados sin poder de absorción pasan a ser superficie para el asentamiento bacteriano responsable de la nitrificación. No debemos emplearlos sin el grado de calidad suficiente porque pueden desprender fosfatos. Debemos guiarnos por el asesoramiento de nuestro comercio o marca de confianza.

Una forma de testar los fosfatos que pueden liberar es colocar unos gránulos del elemento de filtración química en cuestión en un pequeño bote con agua y testear periódicamente la concentración de fosfatos presentes en el agua. Siempre almacenando el agua de test a oscuras y cerrado entre prueba y prueba. Esta prueba también se puede hacer con cargas de Calcio y magnesio que vayamos a emplear en los reactores.

El espumador de proteínas o skimmer pieza clave del sistema de filtro berlines

El skimmer es un elemento que debemos instalar ya que las ventajas de su empleo son muchísimo mayores a no usarlo. Los desnatadores de proteínas eliminan los desechos orgánicos antes de que entren en el ciclo del nitrógeno recolectándolos en un vaso.
Las burbujas de aire que se generan dentro del reactor actúan como moléculas polares tensioactivas. Atraen al desecho. Estos desechos rebosan por la copa del equipo eliminando el detritus antes de generar amoniaco y desechos orgánicos de todo tipo.

Las burbujas de aire presentan dos polos, uno hidrofólico repelido por el agua y otro hidrofílico que atrae el agua. Las burbujas de aire cargadas con los residuos ascienden por la columna de agua del reactor alimentado por una bomba de circulación y un venturí de toma de aire.

La densidad del agua juega un papel crucial en la formación de la burbuja así como el tamaño de la misma. Se trata de generar burbujas muy pequeñas que no se rompan en el ascenso por el cuerpo del skimmer. Si esto sucediera los desechos volverían de nuevo al agua del acuario.

Tenemos claros que la disolución del oxígeno no se realiza igual en agua dulce que en agua salada. Por eso el espumador de proteinas beneficia la introducción de oxígeno al acuario contribuyendo a mantener el potencial redox, el ph y la dureza de carbonatos.

El filtro colector o sumpo donde instalemos el acuario debe ser de un volumen adecuado para poder instalar nuestro skimmer, nuestro zig-zageo para decantación de desecho orgánico, la filtración química, el calentador y la bomba de retorno. Un cuarto del volumen de nuestro acuario puede ser un valor a tener en cuenta.

Sistema de filtrado para acuarios marinos Berlín

Sistema de filtrado para acuarios marinos Berlín

Otra ventaja de este tipo de filtro es el empleo de reactores auxiliares como el reactor de Calcio y el reactor de Kalkwaser o agua de calcio así como otros equipos auxiliares como bombas de relleno automático que funcionan con bolla de flotación. Es común entre muchos aficionados instalar en algún departamento un refugio de macroalgas sobre un sustrato con grosor al que se fuerce una corriente de agua adecuada.

Detalles finales sobre el sistema de filtrado Berlín para acuarios de arrecife

Las bacterias no son eliminadas por el uso del skimmer. Estas se asientan sobre el sustrato y rocas vivas por lo que no se hayan presentes en la columna de agua.

El desarrollo de nuestros invertebrados calcáreos necesita de un abastecimiento permanente de Calcio y luz. Las algas zooxanthelas presentes en los pólipos coralinos tiran del CO2 presente para desarrollarse y generar azúcares nutritivos. Este dióxido de carbono es necesario para la transformación en carbonato cálcico de los iones de Calcio. El ácido Carbónico necesario para la generación de Carbonato cálcico asimilable por los corales se ve reducido por acción de las algas zooxanthelas promoviendo la precipitación del Calcio.

Como hemos comentado aumentar la presencia de carbonato cálcico podemos lograrlo a través del uso del reactor de calcio o del reactor de Kalkwaser. Los reactores de Calcio permiten además añadir una carga de magnesio muy importante para estabilizar los carbonatos presentes.

No hemos hablado del agua de calcio todavía en esta publicación pero lo haremos: El hidróxido de Calcio que añadimos en este reactor reacciona con el dióxido de carbono disuelto en el agua interna (C02) transformandose en en carbonatos, bicarbonatos y calcio. Los carbonatos y bicarbonatos funcionan como tampón del pH impidiendo que este se desplome y permanezca estable, sobre todo durante las horas nocturnas donde aumenta el CO2 presente.

La iluminación es la otra parte de la ecuación. Las algas simbiontes en los pólipos coralinos les procuran a estos los glícidos, lípidos y ácidos grasos necesarios para su desarrollo. Como contraprestación aumentan las precipitaciones del Calcio. El coral transmite a sus algas zooxanthelas nitrógeno elemental y fosfatos.

Esta iluminación es vital para que las algas generen los compuestos nutritivos para los pólipos.
Por tanto no se debe escatimar en este factor y más con un sistema berlín de filtrado. 1 watio para iluminación con fluorescentes por litro y 0,25 watios en sistema led. A la hora de decantarnos por uno u otro sistema además del consumo y espacio debemos tener en cuenta la altura de la columna de agua. No elegiremos tubos fluorescentes si nuestro acuario supera los 40 cm de altura.

También te puede interesar:

Los derechos de autor de todas las fotografías pertenecen a sus dueños originales. Se publican indicando el autor con intenciones divulgativas. Si algún autor siente dañados sus derechos de autor que se ponga en contacto con nosotros para proceder a retirar la imagen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.