El agua marina y los tipos de sal para el acuario

inicio > Mantenimiento del acuario marino y de arrecife > El agua marina y los tipos de sal

La concentración de sales disueltas marca la diferencia básica entre el agua dulce y lo que consideramos agua marina. El equilibrio y composición de estas sales son básicas para que la vida marina pueda evolucionar en nuestro acuario, tanto en lo que afecta a los peces como a los invertebrados.

La composición química del agua marina es muy compleja. En ella están presentes casi todos los elementos químicos en diferentes porcentajes. Su concentración tiene efecto en la presión osmótica de los animales y su composición afecta al desarrollo de los animales calcáreos.

El agua marina y los tipos de sales marinas para el acuario

El grado de salinidad del agua lo podemos determinar a través de índices de densidad o gravedad específica y su estabilidad es clave para el correcto funcionamiento de nuestro tanque. Más vale una densidad errónea, dentro de lo tolerable, estable que una muy variable que estresará a nuestros animales.

Podemos elegir entre utilizar agua marina natural recolectada o fabricarla nosotros a través de las distintas sales comerciales que podemos encontrar en el comercio especializado bien sea de origen natural o sintética.

El grado de salinidad del agua lo podemos determinar a través de índices de densidad o gravedad específica

El grado de salinidad del agua lo podemos determinar a través de índices de densidad o gravedad específica

La temperatura afecta a la salinidad del agua. Por tanto la densidad varía con la fluctuación térmica. Si empleamos agua natural recolectada debemos ajustarla en temperatura a la de nuestro acuario. Si hubiera mucho cambio de densidad deberemos ajustarlo empleando agua de osmosis para reducirla e introducirla por goteo o en pequeñas cantidades para no provocar cambios importantes de las condiciones físico-químicas.

Controladores automáticos de Ph y sistemas hidropónicos Prosystem Aqua

Publicidad: Controladores automáticos de Ph y sistemas hidropónicos Prosystem Aqua

No siempre es buena idea utilizar agua marina recolectada porque podemos introducir diversidad biológica, bacteriana e incluso química que puede desequilibrar el fino equilibrio de nuestro acuario. Filtrarla previamente con una germicida o un equipo de ozono no es una mal hábito..

La segunda opción es emplear sales marinas de origen comercial ya sean naturales o sintéticas. Estas últimas son de excelente calidad y reproducen casi al detalle la concentración de compuestos químicos de las naturales, además pueden venir reforzadas con Calcio, Magnesio y Estroncio si la vamos a utilizar para acuarios marinos de arrecife. Las sales marinas naturales de origen comercial reproducen con exactitud la que podemos encontrar en los arrecifes de procedencia.

Para lograr que nuestro agua dulce se convierta en agua marina debemos primero elevar la temperatura de la misma entre los 24 y 26º grados ya que como hemos comentado este parámetro físico afecta a la densidad. Es preferible utilizar agua de osmosis libres de toda sal para no desequilibrar la composición de origen de nuestra sal seleccionada. Para que el agua con sal de partida se transforme en agua marina debemos provocar movimiento en el depósito para que se vaya disolviendo paulatinamente. Si no provocamos este movimiento con una bomba de circulación la sal tardará mucho tiempo en disolverse y algún caso no se disolverá.

El refractómetro, midiendo la densidad y la gravedad específica de nuestro agua

La cantidad de sal marina que debemos echar al depósito de agua dulce a temperatura adecuada es de 30 gramos por litro aproximadamente con lo que conseguiremos una densidad entorno a los 1020.

Controladores automáticos de Ph y sistemas hidropónicos Prosystem Aqua

Publicidad: Seguros para acuarios y terrarios

El acuario marino sólo habitado por peces puede mantenerse entre valores de 1018 a 1022 de densidad. De este modo la presión osmótica a la que sometemos a los animales es menor y por tanto desgastan menos energía. En el acuario de arrecife con invertebrados debemos subirla entre 1023 y 1035.

Para medir la concentración salina podemos emplear un refractómetro. Estos aparatos cuentan de mucha precisión, no son caros y son la solución definitiva. Los viejos hidrómetros o densímetros no son recomendables porque están sujetos a muchas fluctuaciones.

El refractómetro nos dicen de forma exacta a través de su óptica el valor de densidad y el de gravedad específica. Se regulan muy sencillamente con agua osmótica o osmotizada. Llevan unos destornilladores o un elemento giratorio con los que una vez añadida la gota de agua osmótica llevamos la raya blanca que vemos al valor 0. Tan sencillo como esto.

Es muy útil emplear el refractómetro tanto para ajustar la densidad cuando preparamos el agua marina de nuestro acuario como para reponer el agua dulce evaporada. Es muy importante recordar que el agua se evapora la sal no. Si evaporamos agua aumentamos la densidad. Por tanto deberemos reponer con agua dulce hasta recuperar los valores indicados. Estas reposiciones han de ser realizadas de forma lenta o incluso por goteo por un equipo de relleno automático. Insisto en que se repone el agua evaporada con agua dulce que no sera el primero que…

El refractómetro, midiendo la densidad y la gravedad específica de nuestro agua

El refractómetro, midiendo la densidad y la gravedad específica de nuestro agua

El agua evaporada y sus efectos en la densidad del agua marina

La evaporación será mayor cuanto mayor sea la diferencia de temperatura entre la ambiental y la del acuario. La evaporación del agua no oxida el mobiliario cercano. Evapora agua dulce no agua salada. En cambio los salpicones de agua marina si no son limpiados sí oxidan los objetos metálicos que alcancen si no son inoxidables.

Dedicaré un artículo al apartado del cambio de agua en la acuariofilia marina pero acabaré este primero dedicado al agua y a los tipos de sales marinas indicando los peligros que tiene la evaporación aunque también es aplicable a los cambios de agua que realizamos.

En un acuario la evaporación va aumentando la densidad paulatinamente. La observación del estado de nuestro acuario no mostrará aparentemente cambio alguno pero nuestros animales verán aumentado progresivamenete el grado de presión osmótica a la cual se adaptarán gastando energías y siendo más vulnerables a patologías y enfermedades.

No se puede y no debemos reponer el agua evaporada, siempre con agua dulce, del tirón de una sola vez porque haremos más mal que bien ya que podemos matar a alguno de nuestros peces si no soportan esta nueva situación de estrés. Todos los cambios que afecten a los parámetros físicos o químicos del agua deben ser realizados de manera paulatina.

El agua evaporada y sus efectos en la densidad del agua marina

El agua evaporada y sus efectos en la densidad del agua marina

También te puede interesar:

Los derechos de autor de todas las fotografías pertenecen a sus dueños originales. Se publican indicando el autor con intenciones divulgativas. Si algún autor siente dañados sus derechos de autor que se ponga en contacto con nosotros para proceder a retirar la imagen.

Volver al inicio del artículo sobre tipos de sales marinas Ir arriba del artículo

Summary
Review Date
Reviewed Item
El agua marina y los tipos de sal para el acuario
Author Rating
41star1star1star1stargray

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.