Composición química del agua marina del acuario

inicio > Mantenimiento del acuario marino y de arrecife > Composición química del agua marina

Vamos a hablar un poco de la composición de la química del agua marina. En su composición se encuentran muchísimos elementos tanto básicos como de forma residual. Se estructura en iones positivos y negativos. Dentro de los positivos se encuentran elementos tales como el Sodio (Na), el Magnesio (Mg), el Calcio (Ca) o el Estroncio (Sr). Entre los iones negativos podemos destacar el Potasio (K) o los Sulfatos (SO4).

Composición química del agua marina del acuario

Los elementos químicos mencionados presentan una importancia de hasta la tercera parte de la composición de los elementos químicos del agua marina. Otros elementos en menor porcentaje presentes serían el Bromo, el Fluor y el Boro por ejemplo. Después por concentración están los elementos traza y finalmente en muy bajas y distintas concentraciones un infinidad de compuestos.

Más visitas más ventas, Asesoramiento especializado en marketing online orientado a buscadores. Posicionamiento natural SEO y patrocinado SEM

Publicidad: Más visitas más ventas, Asesoramiento online orientado a buscadores. Posicionamiento SEO

En este artículo vamos a centrarnos en los minerales básicos del agua marina, de los compuestos orgánicos de naturaleza acumulativa y de los cuidados del agua marina en lo relacionado a los cambios de agua y a los controles periódicos de los parámetros fisico-químicos.

Composición química del agua marina del acuarioC

Puedes ampliar información sobre los tipos de sal marina para nuestro acuario, el control de la densidad o salinidad y otros aspectos como la evaporación en este otro artículo de la guía del acuario. El agua marina y los tipos de sal para el acuario marino

Controladores automáticos de Ph y sistemas hidropónicos Prosystem Aqua

Publicidad: Controladores automáticos de Ph y sistemas hidropónicos Prosystem Aqua

omposición química del agua marina del acuario

Minerales y elementos principales del agua marina

El Kh o dureza total de carbonatos

Su concentración se debe controlar a través de un reactivo también denominado test a través del cual podemos determinar la cantidad de iones negativos de carbonatos e hidróxido de carbonato en el acuario. La dureza total de carbonatos tamponan el Ph impidiendo que este decrezca por la acción de los ácidos presentes en el agua.

Aditarlo periódicamente garantiza unos valores en equilibrio muy necesarios para el correcto funcionamiento de nuestra instalación. El agua natural de origen marino en las zonas tropicales ronda los 8º dKh. En acuario se suele mantener entre los 9 y 10 grados para potenciar su acción estabilizadora. No interesa subir por encima de estos valores porque precipita el calcio algo que podemos ver por la sedimentación en bombas y otros aparatos del sump o filtro colector.

Controladores automáticos de Ph y sistemas hidropónicos Prosystem Aqua

Publicidad: Seguros para acuarios y terrarios

El Calcio (Ca)

El Calcio resulta imprescindible en el agua marina para facultar la construcción de esqueletos tanto de peces como invertebrados. También se puede controlar con el uso de un reactivo o test y debemos ajustar sus concentraciones entre los 400 y 450 mg/litro. Hay una técnica a parte de los aditivos de Calcio para aumentar y mantener sus niveles que nos permite añadir Cloruro Cálcico al agua de reposición del agua evaporada. Sin duda es la acción más directa para subir y mantener los niveles de Calcio pero podemos aumentar peligrosamente los cloruros desestabilizando el acuario al ser el Cloruro un ion negativo.

El pH

En entornos naturales el pH ronda los 8,4 grados. Para aquellos aficionados más nóveles el pH se dice que es neutro en los 7º, alcalino según aumenta y ácido según disminuye. En acuarios domésticos el pH ronda la franja de entre los 8 y 8,3 grados dependiendo del tipo de acuario, es decir; si contiene o no invertebrados.

El pH resulta un factor clave en la estabilidad de nuestra agua marina pero sin embargo es muy complejo de mantener constante porque fluctúa en función de las concentraciones de elementos nitrogenados y compuestos como el CO2. La acción de las bacterias sobre el desecho genera cambios iónicos y su tendencia es la generación de ácidos que tienden a tumbar este valor.

En el mar la fluctuación del pH es mínima durante las 24 horas del día. En un acuario sin embargo fluctúa enormemente. Durante la noche el pH puede desplomarse hasta los 7.5 grados muy por debajo de lo que sería recomendable. El punto mínimo de pH es siempre justo antes de encenderse la iluminación. En aquellos acuarios con mucha carga biológica los peces pueden mostrar síntomas de estrés en forma de complicaciones respiratorias. La afección más grave que puede afectar a nuestros peces en sistemas con pH muy bajo es la acidosis de la sangre que deja secuelas a largo plazo.

Para mantener estos niveles de pH estables debemos mantener la reserva de alcalinidad (kH) lo más estable posible, midiendo sus valores y añadiendo los tampones necesarios. Si no podemos mantener unos niveles mínimos recomendables por la noche podemos buscar soluciones como el empleo de reactores de Hidróxido de Calcio de la que ya hablaremos en un artículo dedicado. El que nos ocupa es una introducción a los parámetros más importantes del acuario marino.

Elementos traza

Los elementos traza están presentes en el agua en cantidades muy pequeñas. Sin embargo y a pesar de no tener una presencia mayoritaria si son importantes para el equilibrio y bienestar de nuestros peces e invertebrados.

En función de la diversidad de invertebrados sésiles que mantengamos es normal que nos encontremos en la necesidad de añadirlos periódicamente. Muchos de estos elementos traza presenta la particularidad de no ser controlables a través de los reactivos o test, bien por la dificultad de la medición o bien por las concentraciones tan bajas en las que se encuentra. Lo normal es aditar en función del volumen de nuestro acuario y la cantidad de invertebrados siempre teniendo la precaución de observar la marcha de los mismos. En particular los pólipos que son claros indicadores de la salud de nuestras colonias sésiles.

El equilibrio de los factores químicos en el agua marina es clave para la estabilidad de nuestro acuario

El equilibrio de los factores químicos en el agua marina es clave para la estabilidad de nuestro acuario

Elementos traza por importancia:

  • El Magnesio (Mg) tiene una gran relevancia porque sujeta el pH y permite asimilar compuestos químicos necesarios a los invertebrados sésiles. Su concentración ideal se encontraría entre los 1.100 y 1.300 mg/litro.
  • El Estroncio (Sr). Su función es clave en la formación del esqueleto de los corales duros y de la formación de las espículas en los corales blandos. El Estroncio se agota rápidamente y debe ser añadido con mucha periodicidad. Su concentración suele ser entorno a los 8 mg/litro y podemos detectar una baja presencia de él si notamos un crecimiento más lento de nuestros corales duros.
  • El Yodo (I). Es muy importante para la protección natural de los invertebrados frente a las radiaciones UV. Los peces lo emplean para un funcionamiento glandular correcto. No debemos aditarlo en exceso ya que es tóxico en cantidades altas. 0,06 mg/litro sería la proporción correcta.

Tras estos compuestos mayoritarios encontramos otros elementos en cantidades muy bajas como el Bario (Ba), Cobalto (Co), Boro (B), Litio (Li) o Hierro (Fe). Por lo general estos elementos traza se aditan en preparados comerciales equilibrados por lo que no presentan excesivos problemas

Compuestos orgánicos, nitratos, fosfatos, sulfatos, en el acuario marino

Puedes leer en el artículo del enlace las nociones básicas del ciclo del nitrógeno y los compuestos nitrogenados en el acuario. El artículo está enfocado a la acuariofilia de agua dulce pero sus principios son idénticos. El Ciclo del nitrógeno o nitrificación en el agua del acuario

En el caso concreto de las aguas marinas con alta alcalinidad los niveles de amoniaco en particular y de nitrito son muy tóxicos. En acuarios marinos maduros es difícil que se produzcan picos alarmantes, no así en acuarios jóvenes o poco maduros.

El nitrato como resultado del cíclo del nitrógeno resulta perjudicial en el acuario por acumulación. Su presencia en función de su porcentaje y su relación con el fosfato será el alimento perfecto y fuente de energía para el desarrollo de las plagas de algas. Las algas, sobre todo en número importante, desequilibran la química del agua además de tapizar y ahogar las colonias de pólipos. La presencia de nitratos altos nos marcará niveles de Redox, del que ya hablaremos, bajos y la posible presencia de gases dañinos como el metano y el ácido sulfhídrico.

En los acuarios de arrecife poblados con coral duro se trata de mantener los nitratos en su nivel más bajo posible para no estimular las algas zooxantelas de los pólipos y acabar con sus vivos colores avivando las tonalidades parduscas. Los refugios de macro algas, reactores antinitritos y nitratos o el empleo de resinas suelen ser las armas más eficaces para controlar la acumulación de éstos. Los cambios de agua también son muy eficaces siempre que el agua que añadamos no los contenga ya.

La carga biológica y los niveles de alimentación marcarán la tendencia de nuestro acuario hacía una acumulación desmedida de nitratos. Como norma general en presencia de invertebrados sésiles formadores de esqueleto no deberían estar presentes por encima de 20 mg/litro aunque hay corales que requieren menores concentraciones como los SPS. Los acuarios de sólo peces pueden tolerar concentraciones de hasta 50 mg/litro. El desequilibrio en el nitrato puede generar situaciones de estrés en nuestros peces siendo puerta de entrada a patologías de diverso índole y en ocasiones con consecuencias graves. Os dejo el artículo sobre el Oodinium por ejemplo para que valoréis adecuadamente sus consecuencias. Oodinium, la enfermedad del terciopelo, la bomba “H” del acuario

El acuario de arrecife se caracteriza por un control extremo de los compuestos biológicos y una estabilidad en los elementos traza

El acuario de arrecife se caracteriza por un control extremo de los compuestos biológicos y una estabilidad en los elementos traza

El fosfato (PO4)

Os enlazo el artículo que ya he publicado sobre el fosfato, sus consecuencias y la importancia de erradicarlo en la lucha contra las algas. El fosfato debería estar siempre lo más bajo posible a través de un cuidado extremo en la alimentación de los animales, siendo muy meticulosos con la manipulación de los alimentos congelados, la presencia de un skimmer o espumador de proteínas con el suficiente volumen bien mantenido y en ocasiones a través de las resinas intercambiadoras de inoes. El control de los fosfatos en el acuario marino

Cuidados del agua marina en nuestro acuario

Los cambios de agua son la herramienta más adecuada para reequilibrar entornos desequilibrados y eliminar compuestos acumulativos de origen orgánico. Los cambios parciales evitan el denominado envejecimiento del agua y equilibran el balance iónico. En determinados acuarios, en función de su volumen y la cantidad de agua que cambiemos podemos evitar aditar ningún compuesto ni traza ya que la propia composición del agua marina ya los presenta.

No existe una regla aplicable a todos los acuarios sobre la periodicidad y el volumen del cambio de agua. Esto lo determina la biología, nuestras costumbres alimenticias y los test que realicemos. Los cambios de agua son muy positivos siendo muy fácil de observar como después de realizarlos el grado de apertura de los pólipos es claramente superior.

Controles periódicos del equilibrio químico del acuario, El uso de los test

Ya hablaremos en profundidad de los test específicos para el control y supervisión de los diferentes elementos químicos. No obstante lo que si debemos comentar a modo de consejo importante es que los cambios de agua se deben realizar muy lentamente para no alterar de repente el balance iónico. Resulta más adecuado una acuario que se ha ido desequilibrando lentamente y al que se han adaptado los animales que a un cambio brusco con el que podemos someter a los animales a una situación de estrés innecesaria.

La rutina semanal de toda instalación marina y de arrecife pasa por el control de la temperatura y densidad en primer lugar. Después y dependiendo del tipo de instalación deberemos tener un control de los compuestos básicos, pH, kH, Calcio y nitrato. El equilibrio de estos compuestos evoluciona según madura y envejece el acuario. La presencia de bacterias, algas coralinas y la biología en general fluctúa afectando a los niveles por lo que deberemos ajustar cuando proceda las cantidades de aditivo en cada caso.

Por norma general un acuario maduro consume más calcio que un acuario recién instalado y éste último mas carbonatos por la acción de las colonias bacterias que van aumentando exponencialmente.

Por último y como norma general también, si bien por exceso o por defecto estamos fuera de los niveles de cualquier compuesto siempre corregir paulatinamente la desviación evitando situaciones que generen graves desequilibrios repentinos en los balances del agua. En muchas ocasiones es peor el remedio que el problema que teníamos. Acostumbrémonos a medir y a aditar en función de la evolución de nuestro acuario para garantizar una estabilidad a largo plazo lo que será fundamental para un acuario marino de éxito.

También te puede interesar:

Los derechos de autor de todas las fotografías pertenecen a sus dueños originales. Se publican indicando el autor con intenciones divulgativas. Si algún autor siente dañados sus derechos de autor que se ponga en contacto con nosotros para proceder a retirar la imagen

Summary
Review Date
Reviewed Item
Composición química del agua marina del acuario
Author Rating
41star1star1star1stargray

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.