Cambio de agua en el acuario marino y reef

inicio > Mantenimiento del acuario marino y de arrecife > El cambio de agua

Ya tenemos en nuestra publicación un artículo dedicado al agua marina, a los tipos de sales, al modo de controlar la densidad del agua y como afecta la evaporación del agua. En éste vamos a tratar la forma correcta de realizar un cambio de agua en un acuario marino.

la forma correcta de realizar un cambio de agua en un acuario marino

A través de los cambios de agua conseguimos reducir los compuestos nitrogenados y otros residuos que desequilibran el balance iónico y son fuente de problemas para nuestros invertebrados y peces y una fuente de energía para las algas.

Por tanto haciendo cambios regulares de agua disolvemos las concentraciones de compuestos y en su volumen adecuado reequilibramos los parámetros químicos y los oligoelementos presentes.

la forma correcta de realizar un cambio de agua en un acuario marino

la forma correcta de realizar un cambio de agua en un acuario marino

En el primer artículo hablábamos de la gravedad específica para medir la salinidad (cantidad de sales disueltas) en comparación con un agua de ósmosis que no disponga de ninguna sal. Medir esta gravedad periódicamente es necesario para no sobre presionar osmóticamente a nuestros animales.

Para realizar este control lo recomendable es emplear un refractómetro manual o una sonda electrónica. Los valores que obtengamos en su lectura nos permite conocer la cantidad de agua evaporada lo que se traduce en un aumento de la gravedad específica. Un buen sistema para realizar este control sin utilizar el refractómetro es marcar una línea de nivel en el filtro colector o sump. De este modo sabremos la cantidad de agua a reponer.

Es recomendable que esta agua esté libre de sales, de desechos y tóxicos. Preferiblemente de ósmosis inversa. El agua de reposición no tiene porque estar estar a temperatura del agua del acuario ya que no debe reponerse en su totalidad de una sola vez. El mar tiene un volumen ingente de agua y los cambios en los parámetros físico-químicos se producen de forma muy lenta. En nuestro acuario debe ser igual. Por ello se debe rellenar de varias veces para no alterar la temperatura ni variar de forma drástica la densidad.

Para evitarnos este control manual de la densidad y evaporación podemos recurrir a una bomba de relleno conectada a una boya y a un deposito con agua de ósmosis. La boya activara la bomba de relleno cada vez que disminuya el nivel del filtro. Recordar que el nivel de agua baja en el filtro colector, en aquellas instalaciones que lo posean y no en el acuario por lo que el equipo se instala en el filtro. Nunca rellenar con agua marina.

Una breve explicación sobre el uso de los refractómetros para medir la densidad

Los refractrómetros son equipos sencillos y económicos increíblemente precisos, sencillos de usar y miden incluso niveles de densidad muy bajos. Para sacarle todo el rendimiento debemos mantenerlo limpio limpiando la óptica siempre con agua dulce cuando terminemos de usarlo.

la forma correcta de realizar un cambio de agua en un acuario marino

la forma correcta de realizar un cambio de agua en un acuario marino

Antes de su empleo debe ser calibrado. Para ello se hecha una o dos gotas de agua de ósmosis sobre el cristal y nos ayudamos del destornillador, de calibración que incluye el equipo,  para llevar la línea blanca al nivel 0 de salinidad y 1000 de gravedad específica. Un vez calibrado se seca y se procede a repetir la operación pero esta vez con agua marina. En función del tipo de acuario, si es de sólo peces, peces invertebrados y reef la gravedad específica es diferente jugando entre los 1017 en acuarios de cuarentena o tratamiento, 1020 en los de peces, 1023 en peces e invertebrados y 1024-1026 en reef.

Preparando agua marina para el cambio de agua

Esta misma operación nos sirve también para medir la salinidad de nuestro agua marina de sustitución. Debemos prepararla con anterioridad bien con disolución de sales de origen comercial o natural.

Para preparar el agua de sustitución debemos tener un deposito con el volumen de agua que queremos cambiar y recomiendo tener un segundo depósito con el cual poder cuantificar el volumen retirado para no encontrarnos con la pega de haber quitado más que la que tenemos para reposicionar.

El agua como he comentado debe estar libre de sales que podrían generar precipitaciones y desequilibrios en el balance iónico. También ha de estar libre de compuestos nitrogenados, fosfatos y a poder ser de silicatos. Un buen filtro de ósmosis es una inversión muy recomendable que nos ayudará a generar un agua marina de calidad, base para el éxito de nuestro proyecto. Muchas aguas embotelladas presentan nitratos ya que para el consumo humano se permiten ciertas cantidades.

Si habéis leído el artículo dedicado al agua marina y a los tipos de sales comentado debemos colocar en el deposito un calentador hasta alcanzar los 24-25ºC. La temperatura afecta a la densidad y por tanto debe ester en estos parámetros para poderla medir correctamente.

Una vez alcanzada la temperatura se añade la sal siempre con una bomba de movimiento que permite al mezcla. La sal tarda en disolverse, dependerá de su composición, si estuviera mojada no acabará de disolverse. También es preferible quedarse corto con la sal para poder añadir que largos y tener que tirarla para añadir agua de ósmosis.

Realizando el cambio de agua en el acuario marino

Una vez tengamos la sal podemos proceder a retirar el mismo volumen del agua del acuario. Una vez retirada comenzaremos a reponerla de forma paulatina repartida en volúmenes cada cierto periodo de tiempo. De este modo el volumen más grande de agua del acuario asumirá sin riesgos las desviaciones del agua de cambio. Si mantenemos alguna bomba de circulación en movimiento beneficiaremos la mezcla rápida entre ellas.

la forma correcta de realizar un cambio de agua en un acuario marino

la forma correcta de realizar un cambio de agua en un acuario marino

Al reponeer el agua conviene hacerlo en alguna zona libre de animales sin remover el sustrato.
En los filtros colectores o sump se suelen marcar dos niveles de referencia. El nivel de acuario en funcionamiento y el nivel de acuario parado. De este modo podemos ir rellenando hasta que el agua desborde por el rebosadero y alcance el nivel de acuario parado del sump.

Una vez lo logramos podemos ponerlo a funcionar comprobando que los niveles añadidos son los correctos.

Comprobar la temperatura y la densidad del agua después sería lo correcto. También podemos aprovechar para realizar los test de los parámetros básicos como el pH y la dureza de carbonatos (kH) y proceder a aditar lo necesario para reequilibrar sus valores.

No todos los oligoelementos o elementos traza se han repuesto con el cambio de agua porque no sabemos los que se habían consumido o precipitado. Los animales y en especial los invertebrados sésiles los consumen por lo que debemos añadirlos para no mermar su desarrollo.

Insisto para terminar en comprobar que todos los equipos vuelvan a funcionar correctamente, incluido calentador, bombas y skimmer. Es muy habitual que alguna bomba deje de funcionar tras el parón porque los elementos precipitados, en especial el calcio, obturan los rotores. Es una muy buena ocasión aprovechar a limpiar los rotores en cada cambio de agua para logar una vida útil más larga de nuestros equipos.

También te puede interesar:

Los derechos de autor de todas las fotografías pertenecen a sus dueños originales. Se publican indicando el autor con intenciones divulgativas. Si algún autor siente dañados sus derechos de autor que se ponga en contacto con nosotros para proceder a retirar la imagen.

Summary
Review Date
Reviewed Item
la forma correcta de realizar un cambio de agua en un acuario marino
Author Rating
41star1star1star1stargray

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.