Nudibranquios, babosas marinas

inicio > Invertebrados marinos > Nudibranquios, babosas marinas

De entre la multitud de maravillosas criaturas marinas que habitan los fondos del mar destacan por sus exóticas formas y coloraciones los Nudibranquios, también conocidos comúnmente como babosas marinas o como mariposas marinas por su ondulante forma de nadar.

Nudibranquios, babosas marinas

Los nudibranquios se clasifican dentro de los moluscos, grupo en el que se integran también otros animales tan distintos entre sí como los mejillones, las lapas, los caracoles terrestres, los pulpos y las sepias. Dentro de los moluscos se clasifican los Gasterópodos que engloban a los caracoles, las babosas terrestres y las marinas.

Las babosas de mar comprenden una subclase llamada Opstobranquios que señala precisamente la característica de carecer de concha y poseer las branquias en el exterior así como estructuras secundarias respiratorias denominadas ceras o ceratos.

Nudibranquios, babosas marinas

Nudibranquios, babosas marinas

El género Nudibranquio se establece por Cuvier en 1817 describiendo nueve nuevos géneros a los descritos anteriormente por Linné en 1767. Sin embargo no ha sido hasta décadas muy recientes cuando se ha comenzado a estudiar a fondo a este grupo de animales gracias al desarrollo de las técnicas de submarinismo.

Anatomía y morfología de los Nudibranquios marinos

Los Nudibranquios son animales marinos de pequeño tamaño de entre los 3 milímetros y los 150. Hay especies que pueden ir más allá y alcanzar tallas de hasta 30 cm. Sus formas son muy variadas. Por lo general su cuerpo es alargado y simétrico.

Su esperanza de vida es corta ya que no suele superar el año como normal general. Hay determinadas especies que pueden alcanzar los 3 años de vida.

Su forma de vida es bentónica viviendo sobre todo tipo de fondo marino. Están presentes en todos los mares de la Tierra incluida la Antártida. En el litoral Español se pueden contabilizar cerca de 50 especies de Nudibranquios.

Entre éstas especies podemos distinguir dos grupos principales: Los Doriáceos cuyo dorso muestra sólo dos estructuras con los rinóforos (órganos sensoriales) y las branquias expuestas y los Aelidáceos cuyo dorso se encuentra cubierto de pequeños apéndices denominados ceras.

La cabeza de estos animales es pequeña y se encuentra en su parte delantera. Sus ojos son muy pequeños que sólo son capaces de captar cambios en la intensidad lumínica. La boca se encuentra en la zona ventral de la cabeza. Esta boca presenta una rádula, típica en los Gasterópodos, en forma de cinta con gran cantidad de dientes que emplea para raspar sus alimentos.

Lo que más llama la atención de estos animales marinos además de su coloración y extraña morfología es la presencia de dos tentáculos en la cabeza denominados rinóforos. En realidad se trata de estructuras olfativas que pueden retraer cuando se sienten amenazados.

Nudibranquios, babosas marinas

Nudibranquios, babosas marinas

Los Nudibranquios denominados Doriáceos poseen las branquias en forma de plumas alrededor del ano. Los Aelidáceos carecen de estas branquias pero presentan unas estructuras alternativas denominadas ceras o ceratas que son extensiones de su sistema digestivo en forma de saco.

Alimentación de las babosas o mariposas marinas

Los Opstobranquios son carnívoros y se alimentan principalmente de cnidarios como las anémonas, corales e hidrozoos, también de esponjas, briozoos, tunicados, ascidias y dependiendo de la especie incluso de algas. Algunos nudibranquios son cazadores y predan sobre ejemplares de otras especies.

Es muy curioso como algunas especies se alimentan de un sólo tipo de presa en la que habitan de forma parasitaria.

Están especialmente diseñados para alimentarse de presas con toxinas a las que pueden digerir sin afectarles éstas. En muchas ocasiones son ellos mismos los que emplean agentes tóxicos como defensa. Estos agentes químicos impide a otros animales competidores predar sobre el organismo que parasitan.

Nudibranquios, babosas marinas

Nudibranquios, babosas marinas

Debido a esta capacidad tóxica no son muchos los predadores que existen de nudibranquios pero si hay algún animal especializado como las arañas de mar (Pycnogonida), algunos cangrejos e incluso algún pez. Los nudibranquios a su vez pueden ser parasitados por copépodos.

La reproducción de los Nudibranquios marinos

Los Nudibranquios son hermafroditas simultáneos. Poseen ambos sexos de forma funcional. Sin embargo la autofecundación se da de forma extraordinaria. Está característica es oportuna porque estos animales son solitarios y se suelen encontrar muy dispersos entre sí. Cuando dos ejemplares se encuentran en la época estival de primavera-verano realizan el apareamiento quedando fecundados los dos animales.

Los órganos sexuales se encuentran en la zona derecha por lo que durante los encuentros sexuales los animales quedan situados en sentido opuesto el uno del otro. Pueden almacenar el esperma generado durante la cópula a la que por lo general precede un complejo ritual de cortejo.

La puesta de los huevos se produce en masa sobre una masa gelatinosa que queda adherida a la decoración en forma de espiral multicolor. Esta coloración de las huevas está influenciada por la alimentación.

Las larvas eclosionadas se desarrollan de forma planctónica. Durante esta fase se las denomina larva Veliger y presentan concha que desaparece posteriormente con la metamorfosis que lleva al a vida bentónica.

Esta metamorfosis se produce influenciada por las condiciones ambiantales tales como la presencia de presas.

Nudibranquios, babosas marinas

Nudibranquios, babosas marinas

Su desarrollo es tan rápido como su vida, en aguas tropicales el desarrollo de un individuo puede ir entre los 5 y 50 días

Sistemas de defensa de las mariposas marinas

El carecer de conchas ha permitido a los Nudiranquios una mayor velocidad de desarrollo pero les ha obligado a ingeniar una multitud de estrategias defensivas muy particulares. Estás estrategias además generan un efecto disuasorio en los predadores al recordar la consecuencia del ataque.

Las defensas generalmente lo componen las toxinas químicas o biológicas. Algunas especies también pueden optar por escapar de forma rápida entrecomillas. Para ello han desarrollado un pie musculoso que les ayuda en el impulso para una natación libre.

Algunas especies presentan como defensa diferentes protecciones físicas en forma de tubérculos o incluso espículas calcáreas afiladas con las que pueden llegar a herir a la amenaza.

Otros sin embargo pueden llegar a automulitarse, autotomía, desprendiéndose de parte del cuerpo que regeneran posteriormente con lo que consiguen un efecto de desconcierto en el predador.

Muchas especies presentan la capacidad de mimetizarse con el medio donde habitan. A esta capacidad se la denomina coloración críptica. Normalmente la coloración, en estas especies, la genera su alimentación pero también pueden elaborar pigmentos propios. Al presentar muchas de estas especies tonalidades blanquecinas éstas se ven alteradas por la coloración de la presa de la que se alimente la babosa.

Otro mecanismo de defensa típico es la denominada coloración aposematica. Esta estratagema versa en lucir libreas muy llamativas que invite a pensar a su posible predador de su peligrosidad tóxica. Estos patrones de color junto a un sabor nauseabundo debido a la toxina provoca que el predador opte por soltar la presa y recuerde por los colores estridentes lo desagradable de su captura. Estas toxinas pueden ser autogeneradas o proceder de su presas cnidarias.

La coloración que invita a determinar la toxicidad es imitada también por especies sin esta capacidad química pero que consiguen librarse de los ataques ante la duda. A esta capacidad morfológica se la denomina mimetismo batesiano.

En muchos casos los Nudibranquios resultan peligrosos para los colonias de peces de las proximidades porque pueden generar ácido sulfúrico altamente corrosivo y acabar con todos ellos, sobre todo en el acuario.

Nudibranquios, babosas marinas

Nudibranquios, babosas marinas

Una particularidad sorprendente es la de ser inmunes a las defensas tóxicas de otros invertebrados, ingerirlas y emplearlas como propias. Esto es habitual en Nudibránquios Aeolidáceos que tras ingerir cnidoblastos urticantes de anémonas, corales e hidrozoos los transportan a las ceras para emplearlos como mecanismo defensivo.

Manteniendo Nudibranquios en el acuario

En principio su presencia es desaconsejable para acuarios domésticos. Su recolección y traslado no resulta sencillo y muchos ejemplares mueren durante su transporte. Su alimentación también resulta problemática al estar muy especializados.

Las sustancias tóxicas que portan son un peligro potencial para la comunidad del acuario ya que puede ser expulsada al morir el animal y descomponerse.

Sin conocer al detalle la alimentación del animal es totalmente desaconsejable su adquisición porque las posibilidades morir son muy altas. Estos animales pueden estar incluso meses sin comer y morir de un día para otro sin previo aviso siendo un peligro potencial para la vida en nuestro acuario.

Las calidades del agua son muy diversas en función de la especie. Muchas de ellas requieren de unos niveles muy estables de potencial redox, saturación de oxígeno y salinidad. No hay mucha información de las particularidades concretas para cada especie por lo que si estamos empeñados en mantener algún ejemplar es fundamental realizar una cuarentena larga para observar su capacidad de adaptación.

Lo lógico sería no adquirir y no comercializar estos ejemplares. Cuando llegan al comercio normalmente son ejemplares adultos con una cortísima tasa de vida que terminará por lo general en nuestro acuario con el mal que supone. Sistemas de filtración muy eficientes sobre todo en la parte química se determina como fundamentales. Ante una muerte repentina de un nNudibranquio debemos proceder con celeridad realizando cambios de agua profundos, optimizando la espumación sobredimensionada y empleando el ozonizador para acelerar la descomposición de los restos orgánicos.

También te puede interesar:

Los derechos de autor de todas las fotografías pertenecen a sus dueños originales. Se publican indicando el autor con intenciones divulgativas. Si algún autor siente dañados sus derechos de autor que se ponga en contacto con nosotros para proceder a retirar la imagen

Summary
Review Date
Reviewed Item
Nudibranquios, babosas marinas
Author Rating
41star1star1star1stargray

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.