Problemas de agresividad entre corales

inicio > Corales duros > Agresividad entre corales

Con la técnica acuariófila actual mantener un acuario de arrecife está al alcance de todo el mundo…. que pueda permitírselo, no obstante conviene tener algunas cosas claras cuando del mantenimiento de invertebrados sésiles o corales se trata.

Problemas de agresividad entre corales

Los invertebrados sésiles plantean estrategias de defensa con dos objetivos claros, uno defenderse de posibles predadores y el segundo mantener su espacio vital para garantizarse la iluminación, la corriente y la alimentación necesaria.

La mayor limitación que tienen los invertebrados sésiles tanto en los arrecifes naturales como el acuario para desarrollarse es el espacio. La lucha por el limitado espacio se plantea de múltiples maneras y en ocasiones de forma desigual. Cada especie la evolución le ha dotado de una estrategia de defensa o supremacía frente a las demás. Hay especies que plantean un rápido desarrollo para tapizar a otras especies que compitan con ella y otras plantean accionas más agresivas en base a toxinas químicas que muchos casos pueden ser devastadoras con los rivales.

Problemas de agresividad entre corales

Problemas de agresividad entre corales

En el acuario este conflicto permanente por la supervivencia y el desarrollo se intensifica debido a la limitación de espacio. Los acuarios de arrecife de volumen medio se convierten en almacenes de toxinas al mantener especies con muy diversas particularidades.

Por lo comentado anteriormente debemos tener en cuenta a la hora de adquirir un nuevo coral no sólo las necesidades físico-químicas de la especie sino también su previsible desarrollo en nuestro acuario y como puede interactuar con otras especies ya instaladas.

Mecanismos de defensa por contacto de los corales marinos

Los mecanismos de defensa por contacto de los corales distan mucho entre los corales blandos y los corales duros. En éste último grupo existen especies con armamento pesado nada recomendable para otras especies menos poderosas.

Los corales duros son capaces de agredir a otros corales colindante a través de tentáculos tóxicos. Estos tentáculos pueden mostrarse replegados durante el día pero durante la noche serán empleados para conseguir alimento y por ende contactarán con los invertebrados colindantes. Los corales duros provistos de estos tentáculos son los denominados corales duros de pólipo largo o LPS (Large Polyped Stonies).

Problemas de agresividad entre coralesProblemas de agresividad entre corales

Cuando comienza a descender la iluminación los invertebrados cazadores comienzan a desplegar sus tentáculos para capturar piezas de zooplancton. Estos tentáculos portan en sus puntas unos órganos urticantes cuya finalidad es sujetar a las pequeñas presas mientras fluye una toxina que los paraliza. Una vez atrapado el tentáculo lleva hasta la apertura oral de coral la presa.

La acción de los nematocistes del coral podemos sentirlas cuando manipulamos sin la protección de unos guantes un coral lps o una anémona y comprobamos como se nos quedan adheridos los tentáculos. En contacto con zonas de piel delicadas podemos encontrarnos con problemas de alergias o incluso con hinchazones y fuertes picores que han de ser tratados después de lavarse con agua corriente con alguna pomada antiestamínica.

Todo este ejemplo de tentáculos nocturnos resulta peligroso pero hay especies en que esta peligrosidad se acentúa ya que los presentan más largos y con mayor nivel de toxinas. La función de estos tentáculos de mayor longitud, coronados en su punta por una bola esférica denominada acroesfera, no es otra que agredir a los posibles rivales o especies curiosas que se acercan demasiado. Estos tentáculos presentan mayor número de nematocistos y una toxina altamente venenosa.

En los corales duros de polipo corto o SPS, las agresiones se producen por filamenteos mesenterinos que aparecen tras percibir un contacto. Estos filamentos se adhieren al ser que ha producido el contacto. Esta técnica de defensa también es muy agresiva porque los filamentos adheridos forman parte del sistema digestivo del coral y los ácidos disuelven el tejido donde se han enganchado.

En la lucha entre dos corales en contacto el coral más poderoso va envolviendo con estos filamentos a la victima creando una red fina que permite que el fluido venenoso se reparta por la superficie del enemigo a erradicar.

Problemas de agresividad entre corales

Problemas de agresividad entre corales

Este sistema de defensa de los corales duros de pólipo corto o SPS (Small Polyped Stony) se denomina Acontia y no sólo sirve para la defensa y ataque sino que es empleado para liberar zonas de la decoración de algas y otros organismos y continuar la colonia una vez liberado el espacio.

En cuanto a los corales blandos… la mayoría no posee organos urticantes ni tentáculos tóxicos. Sólo algunas especies de gorgonias y corales inscrustantes los poseen.

Mecanismos de defensa de los corales por líquidos expulsados o exudados

Este tipo de mecanismo es típico en los corales blandos. Cada género desarrolla un compuesto propio que libera de forma permanente en la columna de agua. Por este motivo en la naturaleza se pueden encontrar colonias muy numerosas monoespecíficas ya que la concentración y la expulsión permanente de esta toóxina impide asentarse a otras especies. Para que se de esta particularidad de una concentración se deben de dar también unas condiciones lumínicas adecuadas para la especie, una suficiente cantidad de comida y corrientes adecuadas.

Un ejemplo de esta exudación es la muda de los corales cuero cuyos tejidos desprendidos y adheridos a otra especies generan daños importantes en el tejido coralino de la víctima al portar estos retales de piel la misma toxina que se libera en el agua.

Problemas de agresividad entre coralesProblemas de agresividad entre corales

Todos estos concentrados de toxinas se encuentran en estudio y son aplicados para muchos usos farmaceuticos y medicinales empleados como antinflamatorios, anestésicos e incluso anticancerígenos. Las barreras coralinas son hoy en día un campo de exploración para la industria farmacológica.

Especies de corales con niveles tóxicos que debemos conocer

Especies tóxicas de Corales duros

Los corales duros Galaxea e Hydnophora se encuentran entre los invertebrados sésiles más agresivos. Las Galaxeas portan tentáculos muy tóxicos que pueden alcanzar los 15 cm y son muy peligrosos en un recinto cerrado como es un acuario. Una vez contacta con un invertebrado ancla el tentáculo y produce un trasvase de toxina que quema literalmente el tejido del organismo rival. Conviene antes de instalar este ejemplar estudiar las distancias de seguridad. La Hydnophora también resulta letal al contacto por el denso entramado de mesenterios que presenta. Además de los tentáculos emite una toxina muy tóxica que puede alcanzar colonias cercanas si están a favor de la corriente. Espacio de seguridad para ambas con otras especies 15 cm.

Euphyllia ancora. Es también una especie conflictiva pero sólo para especies de corales LPS. No presenta toxina suficiente ni defensa para enfrentarse a colonias de SPS muy agresivas. Sus tentáculos son similares a los de la Galaxea pero de menor longitud.

Favia, favites, Goniastreas, Acantastreas y otras especies de la familia Faviidae. Son especies que normalmente se encuentran sobre el sustrato. Son altamente tóxicas. Su aspecto diurno no tiene nada que ver con el nocturno cuando sacan sus tentáculos ávidos a la caza de pequeñas presas. Los tentáculos de defensa pueden alcanzar los 10 cm mientas que los de alimentación rondan entre los 1 y los 2 cm.

Problemas de agresividad entre corales

Problemas de agresividad entre corales

Plerogyra y Physogira. Estas dos especies de coral duro muestran una total mutación entre su forma diurna y la nocturna. Mientras que durante el día extienden sus vesículas para captar la mayor cantidad de luz posible por la noche recubren la colonia por un numeroso grupo de tentáculos para la caza con presencia de algunos tentáculos más largos para la defensa.

Fungia y Cycloseris. Ambas especies generan una mucosa altamente tóxica con presencia de partículas digestivas idénticas a las presentes en los mesenterios. Normalmente no son problemáticos siempre que no se nos caiga ningún coral y contacte directamente con su cuerpo.

Goniopora, no se encuentra entre los corales altamente peligrosos porque mantiene los tentáculos protectores normalmente protegidos con el resto.

Montipora y Porites. Son los géneros menos tóxicos de los corales comentados con anterioridad y suelen salir perdedores en los contactos directos con un blanqueamiento claro en los tejidos dañados. Su estrategia de defensa está basada en la celeridad de desarrollo y no en la toxicidad de sus tentáculos.

Especies tóxicas de corales blandos

Como hemos comentado en el texto del artículo los corales blandos no presentan peligrosidad por contacto sino por emanaciones tóxicas que pueden ser percibidas dependiendo de las corrientes y concentración de animales.

Sarcophyton, sin duda el coral cuero más popular cuya corona puede triplicar su diámetro respecto al estado retraído. El tejido de coral segrega una mucosa que puede provocar quemaduras en el tejido del coral openente. Las emanaciones de compuestos tóxicos al agua son constantes por lo que deberán ser removidas por un skimmer eficaz. Como anécdota comentar que sus tejidos desprendidos no siempre portan toxinas pero pueden ser muy dañinos para corales arbóreos ya que pueden llegar a tapizarlos impidiendo que desplieguen los pólipos para alimentarse.

Problemas de agresividad entre corales

Problemas de agresividad entre corales

Lobophyton. Es otra especia maravillosa que sin embargo puede suponer el mayor quebradero de cabeza en instalaciones de arrecife. Produce un tóxico especialmente dañino sobre todo si son ejemplares de cierto tamaño. Este tóxico es apreciable a largo plazo por la degeneración que muestran los corales colindantes.

Biareum, Erythropodium, Rhytisma y otras especies tapizantes. Todas estas especies colisionan por la supervivencia con otras especies por colonización. Segregan toxinas con diferentes grados de toxicidad pero la fuerza la tienen en la lenta pero permanente expansión que llega a tapizar a otras colonias sésiles. Presentan acroesferas de pequeño tamaño con cierta carga química. Sin embargo el mayor daño lo representa su avance tapizante anulando cualquier posibilidad de los corales invadidos.

Anémonas coloniales: Discosomas y Rhodactis. También poseen acontas con cierta toxicidad pero su arma consiste también en la colonización de esqueletos de otros individuos. Pueden llegar a envolver al oponente y generar verdaderos problemas con invertebrados poco agresivos.

También te puede interesar:

Los derechos de autor de todas las fotografías pertenecen a sus dueños originales. Se publican indicando el autor con intenciones divulgativas. Si algún autor siente dañados sus derechos de autor que se ponga en contacto con nosotros para proceder a retirar la imagen

Volver al inicio del artículo sobre la agresividad de los coralesIr arriba del artículo

Summary
Review Date
Reviewed Item
Problemas de agresividad entre corales
Author Rating
41star1star1star1stargray

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.