Peces payaso y anémonas, una relación en simbiosis

inicio > Anémonas marinas > Peces payaso y anémonas

La relación que se establece entre los peces payaso y las anémonas es una relación obligada. En el mar no se encuentran peces payasos sin una asociación con su anémona. En cautividad los peces payaso pueden vivir sin problemas en ausencia de éstas pero los beneficios de su simbiosis son muy altos.

Peces payaso y anémonas, una relación en simbiosis

La simbiosis entre los peces payaso, Pomacéntridos, y las anémonas es de carácter mutualista. Ambas partes obtienen algún beneficio. La ventaja para el pez es obvia, la protección. Los micro arpones venenosos que poseen las anémonas representan el arma defensiva de estos peces. La protección no sólo se basa en el pez sino que abarca su estructura social y toda su forma de vida.

Las anémonas por su parte obtienen protección a su vez frente ataques de predadores como los peces mariposa, se benefician de la acción desparasitadora, aumenta la circulación de agua entre sus pólipos y puede obtener presas al servir los propios peces payaso como cebo.

En la naturaleza los peces no alimentan a las anémonas. Estos ingieren los pequeños alimentos allí donde los capturan sin llevarlos a los tentáculos. En cautividad donde la disponibilidad de alimento es mayor los peces se introducen a alimentarse dentro de los tentáculos y la anémona se aprovecha de los restos.

Peces payaso y anémonas, una relación en simbiosis

Peces payaso y anémonas, una relación en simbiosis

La anémonas como es obvio no son capaces de distinguir los peces que hacen simbiosis con ellas. Tampoco son conscientes de los beneficios que pueden obtener de la simbiosis. Para que ésta se produzca los peces han tenido que adaptarse para que este mutualismo sea viable.

Por qué los tentáculos de las anémonas no atacan a los peces payaso?

El hecho de que los microscópicos nematocistos urticantes de las anémonas no reciban el estimulo químico-mecánico de dispararse al contacto con los peces payaso ha sido motivo de largas investigaciones.

En un principio los investigadores barajaron varias hipótesis: Los tentáculos de las anémonas hospedantes no tienen nematocistos, los peces no llegan a tocar el tentáculo, la piel del pez por si misma es capaz de repeler el ataque químico de la anémona, etc… más tarde y según las investigaciones se desarrollaban se determinó que nada de esto era cierto.

La investigaciones se han centrado en la mucosa que recubre la epidermis de los peces payaso, llegando a la conclusión de que es similar a la que recubre a la anémona. Se podría hablar por tanto de un camuflaje químico o mimetismo macromolecular que es lo que lograría que los nematocistos de los tentáculos no se disparen sobre el pez. Este camuflaje funciona de igual modo que en los tentáculos evitando que se disparen unos a otros.

Hecha esta determinación la investigación continúan para poder determinar si esta mucosa es innata o se genera una vez que el pez entra en contacto con los tentáculos. Está comprobado que una parte de esta mucosa protectora es innata y otra adquirida.

Por qué los tentáculos de las anémonas no atacan a los peces payaso?

Por qué los tentáculos de las anémonas no atacan a los peces payaso?

Cuando un pez payaso no ha estado nunca en contacto con una anémona o hace días del último contacto, el pez no es capaz de convivir con la anémona como lo hacen otros peces que llevan tiempo en simbiosis. Los peces no asociados necesitan un tiempo de adaptación para que la protección de su mucosa sea efectiva. La parte innata de la mucosa es fundamental para que el pez nos sea devorado en los primeros contactos.

Aclimatación de la mucosa de los peces payaso a las anémonas

El proceso de aclimatación comienza con unas cortas pasadas del pez entre los tentáculos. Las aletas ventrales son las primeras en contactar con las células urticantes. De este modo y de una forma progresiva se va alargando el tiempo de contacto entre los tentáculos. La penetración se va haciendo cada vez más larga hasta que el animal consigue desarrollar toda la mucosa y adaptarse. Este proceso requiere de varias horas.

El proceso de adaptación de la mucosa varia entre especies ya que no todos los peces nacen con la protección en igual medida.

La capacidad innata de protección de la mucosa también permite que esta estimule su desarrollo al contacto permanente con el tentáculo con lo que se ve disminuido el tiempo de adaptación. Esta afirmación se basa en una investigación de Brooks & Mariscal en 1984 con pruebas con anémonas falsas y reales obteniendo evidencias de que esta estimulación de la mucosa se produce incluso al contacto con anémonas de imitación reduciéndose drásticamente el tiempo de adaptación.

La protección total por así llamarla la consigue el pez a lo largo de toda una vida de contacto permanente con la anémona donde incluso recoge pequeños restos de la mucosa de la anémona para incorporarlos a su cobertura.

Aclimatación de la mucosa de los peces payaso a las anémonas

Aclimatación de la mucosa de los peces payaso a las anémonas

A pesar de estas afirmaciones todavía hay detalles por descifrar como el determinar la sustancia que inhibe el disparo del nematocisto urticante y detalles relacionados con la especificidad de los peces payaso y determinadas anémonas en su medio natural. Este hecho podría estar relacionado con el modo de incubación de los huevos que al colocarse cerca de la base de la anémona podrían desarrollar a su vez cierto nivel de mucosa protectora de la anémona hospedante con quien conviven los progenitores.

Compatibilidades entre especies de peces payaso y anémonas.

En cautividad los peces payaso pueden convivir con diversas especies de anémonas con la particularidad que incluso pueden ser no tropicales como por ejemplo Actinias equina

Sin embargo en el medio natural no sucede igual, cada especie convive con determinadas especies de anémonas. Añado un pequeño cuadro, no con todas las especies de peces payaso, si no con aquellas especies que he considerado más populares o más presentes en el comercio. Si tenéis interés en alguna en particular poneros en contacto conmigo a través de mail, en twitter o en los comentarios.

Compatibilidades entre especies de peces payaso y anémonas.

Compatibilidades entre especies de peces payaso y anémonas.

  • El único pez payaso fuera del género Amphiprion es la especie Premnas biaculeatus

Viendo un poco el cuadro de relaciones simbiontes podemos observar casos como el Premnas biaculeatus que sólo hace simbiosis con las entacmaeas cuadricolor y el Amphiprion clarkii que puede realizarlo con 10 especies de anémonas hospedantes.

La explicación de estas compatibilidad no esta muy clara y se barajan diferentes hipótesis todavía por demostrar. Una razón de peso en esta especificidad entre compatibilidades lo marcan las ecológicas del pez y de la anémona así como su ubicación geográfica en ambos casos.

Otro factor en la especificidad es la competencia por el espacio. Se cree que esta especificidad es más acusada cuanto mayor es la agresividad del pez como ocurre con el P. biaculeatus que sólo hace simbiosis con una especie de anémona.

Un último factor también objeto de estudio hace relación a que las puestas en la base de una anémona desarrollan la mucosas hacía esa especie en los alevines donde están alojados sus padres desechando por tanto otras especies que les son ajenas.

A la hora de montar un acuario para mantener peces payaso con anémonas deberíamos tratar de elegir aquellas especies que cuadren más con las simbiosis naturales aunque sepamos que en cautividad esta especificidad no se cumpla.

Adjunto el artículo sobre el montaje de un acuario para anémonas y peces payaso

Efectos de la asociación entre peces payaso y anémonas

Hemos comentado ya en el artículo algunos de los beneficios que obtienen ambos animales a través de su realzión simbiótica. Además de ellos en determinados casos se pueden añadir otros efectos con beneficio en uno u otro de los actores.

Efectos añadidos del pez payaso para con la anémona

Las anémonas Entacmaea quadricolor presentan dos aspectos diferentes en función de sí tiene asociado o no peces payaso. Cuando vive en solitario sus tentáculos se presentan de forma alargada como es común en las otras especies de anémonas. Sin embargo en asociación con los peces la zona terminal de los tentáculos se hincha adoptando la forma de un pequeño globo denominados bulbos.

Estos bulbos le permiten a la anémona presentar una mayor superficie para que las algas simbiontes (zooxantelas) capten la energía luminosa necesaria para los procesos fotosintéticos.

Peces payaso y anémonas, una relación en simbiosis

Peces payaso y anémonas, una relación en simbiosis

El proceso de conversión de la punta del tentáculo en bulbo se produce en muy poco tiempo. Sin embargo el proceso inverso tarda mucho tiempo en producirse manteniendo los bulbos largos periodos aún ante la usencia e los peces.

Desde un punto de vista evolutivo, la protección que ejerce el pez payaso sobre la anémona, ha supuesto una influencia directa en las adaptaciones morfológicas de ciertas especies. La mayoría de pólipos pueden quedar retraídos envolviendo a la corona y al píe de la anémona, mecanismo que emplean como defensa ante ataques de peces predarores. Algunas anémonas han perdido en el transcurso del tiempo esta capacidad autoprotectora al delegar la defensa en sus peces simbiontes.

Efectos añadidos de la anémona al pez payaso

Anémonas como Heteractis malu o H. aurora no suelen albergar peces adultos. Por algún motivo bioquímico no pueden entablar una relación con un grupo de individuos y sólo la realizan con pequeños ejemplares solitarios que pasan cortos periodos de tiempo entre sus tentáculos hasta que cambian a otra anémonas. Estas fases cortas de simbiosis se las determina anémona guardería (Fautin&Allen, 1992).

Esta corta y sorprendente relación se explica como un modo de influencia en el ciclo vital del pez al alojarlo durante un tiempo, en su desarrollo, hasta alcanzar su asociación definitiva.

Algunas especies de Amphiprion pueden sufrir variaciones en su librea en función de la especie de anémona donde habiten. Las variaciones cromáticas consisten en oscurecimientos de las zonas anaranjadas y amarillentas que pueden tornarse incluso negras.

A este efecto se le conoce como Variación melanística y es diferente al producido por causas de aislamiento geográfico. Algunos ejemplos serían Amphiprion clarkii con Stichodactyla mertensii y Amphiprion polymnus con Heteractis crispa.

Vídeo: vía Pequeños Océanos (You tube)

También te puede interesar:

Los derechos de autor de todas las fotografías pertenecen a sus dueños originales. Se publican indicando el autor con intenciones divulgativas. Si algún autor siente dañados sus derechos de autor que se ponga en contacto con nosotros para proceder a retirar la imagen.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Peces payaso y anémonas, una relación en simbiosis
Author Rating
41star1star1star1stargray

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.