Sistema de filtrado, cargas y materiales filtrantes

inicio > Acuariofilia agua dulce > Materiales y cargas filtrantes

Resulta básico contar con unas nociones sobre los materiales que podemos emplear como cargas filtrantes en el filtro del acuario ya que la eficacia del sistema de filtrado depende directamente de su calidad y la correcta utilización.

Sistema de filtración para acuarios: Cargas y materiales filtrantes

Es importante a la hora de establecer el orden de las cargas entender como circula el agua para evitar lograr el efecto contrario al que estamos buscando. Este sentido de la circulación nos determinará el orden en que pongamos las cargas en el filtro exterior. Normalmente los filtros exteriores reciben el agua por su parte inferior impulsándola de nuevo al acuario por la parte superior gracias a la bomba de agua.

La primera capa de filtrado por donde pasa el agua en primer lugar estará formada por materiales gruesos que se encargan de retener aquellas partículas de mayor tamaño impidiendo que estos desechos obstruyan las cargas superiores. Esto es lo que denominamos filtración mecánica.

Después de esta primera capa retenedora se instalan los sustratos de poro más fino que retendrán partículas más pequeñas y actuaran como sustrato para albergar a las bacterias nitrificantes. Filtración biológica.

Por último y si fuera necesario se añaden carbones, resinas o polímeros para retener elementos disueltos en el agua. A está última capa denominada filtración química debe llegar agua sin partículas que pudieran obstruir y reducir la capacidad de retención. Imaginemos; El agua si se topa con un obstáculo lo esquiva y pasa por la zona libre. Si se adhiere un residuo a la filtración química la zona superior al residuo de la carga queda sin eficacia al pasar el agua por alrededor suyo sin penetrar la zona taponada.

Sistemas de filtración en acuario: Cargas y masas filtrantes

Sistemas de filtración en acuario: Cargas y masas filtrantes

Tipos de materiales y cargas filtrantes

Vamos a ir desgranando las diferentes capas de cargas y masas filtrantes en orden en función de la corriente de agua, tal y como he planteado en el gráfico superior. Primero realizaremos la filtración mecánica, después la biológica y por último si fuera necesario, que no siempre lo es, la química. En resumen siempre de mayor a menor tamaño de poro.

Sustratos cerámicos porosos cilíndricos, filtración mecánica

El objetivo de está primera capa de filtración es retener las partículas de mayor tamaño para que no taponen y reduzcan la eficacia de las capas superiores. Lo más adecuado es el empleo canutillos cerámicos cilíndricos. Son materiales muy porosos que permiten una gran circulación de agua. Existen de muchos tipos, a granel y de marcas comerciales. No conviene emplearlos como sustrato biológico porque su superficie de colonización bacteriana es pequeña.

Se deben limpiar con el propio agua del acuario cuando realicemos el cambio de agua e ir reponiéndolos según se vayan erosionando por el roce del tránsito de agua.

Esponjas, segunda capa de filtración mecánica

Las esponjas de goma de espuma se presentan en distintos tamaños y calidades. Su aplicación está orientada a la filtración mecánica como segunda capa de filtro. Dependiendo del ancho de su trama retendrá partículas mayores o menores. Su finalidad es evitar que los desechos pasen a las capas de sustrato para filtración biológica. Si estos desechos entrasen a la filtración biológica cubrirían su superficie impidiendo que el agua circule a través de ella. Las bacterias se asentarían sobre el desecho y como su superficie de colonización es infinitamente menor su colonia será más pequeña.

Las esponjas son reutilizables hasta que se apelmazan y reducen su rendimiento. Sobre su superficie aunque en menor medida se asientan bacterias por lo que para su mantenimiento bastará con aclararlas con el agua que hayamos eliminado durante el cambio de agua del acuario, nunca con agua clorada del grifo. Una vez aclaradas se vuelven a colocar. Cada fabricante vende los repuestos ajustados al diámetro de sus filtros. Se puede utilizar a granel que son más baratas siempre que las recortemos de la forma exacta a nuestro filtro. Si no el agua pasará por los huecos reduciendo su efectividad.

Hablaremos es su uso en acuarios marinos más adelante. Podemos emplearlas pero debemos ser escrupulosos con su mantenimiento. De lo contrario alimentaremos una fuente de nitrato y fosfatos.

Gravas y sustratos filtrantes, filtración biológica

Estas son las denominadas cargas biológicas. Son muy porosas para permitir la circulación de agua por su interior. Su composición está diseñada para que puedan albergar la mayor cantidad de bacterias posible. El agua debe llegar a estas gravas sin elementos en suspensión ya que si se depositan sobre la superficie anulan su gran capacidad para asentamiento bacteriano.

Las gravas y sustratos filtrantes podemos encontrarlos de muchas formas. Su configuración y porosidad permite una amplia base de apoyo a las colonias de bacterias. Son reutilizables y deben ser lavadas en cada cambio de agua o limpieza del filtro con el agua del acuario. Deberemos ir reponiendo estas cargas a medida que su erosión las vaya reduciendo. Será la carga del filtro de mayor medida.

En acuarios marinos se pueden emplear mejor en su forma de grava o arena siempre que se consiga un movimiento de agua eficaz. Normalmente y como veremos en su artículo dedicado la filtración biológica en el acuario marino está reservado a las rocas vivas y a los sustratos.

El perlón o lana de perlón, última capa de filtro mecánico

Representa un entramado mucho más fino que los anteriores cuya finalidad es retener las partículas de menor tamaño que pudieran haber atravesado las capas anteriores impidiendo en primer lugar que retornen al acuario y en segundo si las hubiera que llegasen a los sustratos de filtración química.

Por norma general podemos encontrar repuestos que cada marca ofrece ajustados al diámetro y tamaño de sus filtros o perlones a granel. El perlón a granel es más barato y se puede emplear siempre que tengamos en cuenta lo comentado anteriormente. Si dejamos una zona libre sin perlón el agua pasará por ahí y no pasará por la carga filtrante. Otra consideración; si apelmazamos mucho la carga de perlón retendremos mucha agua y bajaremos notablemente el caudal del filtro pudiendo en casos extremos a dañar la bomba de retorno.

Si las cargas mecánicas retenedoras de residuos no son limpiadas periódicamente se transforman en sustrato para las bacterias. En conclusión, la carga mecánica retiene, filtramos cuando la eliminamos y ponemos una nueva carga. Importante para mentes inquietas: No sustituir el perlón por algodón o lana de vidrio. Su apariencia es similar pero su estructura es totalmente distinta y las consecuencias de su empleo serían lamentables.

El tiempo de sustitución del perlón no está determinado por ninguna tabla o medida. Cada acuario es distinto con una población biológica diferente y unos hábitos de alimentación distintos.

Ya ampliaremos la información sobre el perlón como carga filtrante mecánica pero para aquellos que vayáis a poner un acuario marino descartarlo desde primer momento como sustrato filtrante si no se realiza un mantenimiento estricto.

Carbones activados, resinas, intercambiadores de iones, turba. Filtración química

La filtración química es la última carga de todo sistema de filtrado. Su finalidad es eliminar elementos químicos disueltos en el agua. Por este motivo el agua deberá pasar a través de ellos libre de todo elemento en flotación.

Los carbones, resinas e intercambiadores de iones retienen hasta su saturación en la que dejan de filtrar químicamente para convertirse en sustratos biológicos elementos tales como albúmina, ácidos orgánicos, taninos, fosfatos o nitratos.

El empleo de estos elementos deberá ser controlado en función a la fauna o flora que mantengamos. No debemos retener todos los elementos químicos o trazas ya que impediremos que nuestras plantas o corales en acauriofilia marina accedan a los suplementos que les son necesarios para desarrollarse. Una técnica en acuariofilia avanzada es suplementar los complementos específicos en función de nuestras poblaciones.

Otra opción es emplearlos durante un tiempo determinado bien en el filtro o en un reactor auxiliar hasta eliminar el compuesto deseado. Una vez concluido el proceso podemos guardar para usar en el futuro la carga química si no ha llegado a su límite de absorción. El carbón puede ser utilizado después como soporte biológico o incluso con grava en el acuario.

La turba

Existen muchos tipos de turba pero emplearemos las ácidas si nuestro objetivo es bajar la dureza del agua. Se trata de un material orgánico de gran complejidad que libera numerosas sustancias (azúcares, ácidos y proteínas entre otros). La turba por su composición orgánica tiende a tintar el agua. Conviene hidratarla previamente durante unos minutos para eliminar en primera instancia los elementos orgánicos que pudiera contener. Si el agua al retirar la carga fuera muy marrón conviene hervir la turba para acabar de eliminar esos elementos. Colocarla en una red o similar y colocar una carga mecánica posteriormente para que no llegue ningún tipo de residuo al acuario. Una vez agotada su capacidad puede ser empleada como sustrato lo que favorecerá el desarrollo de muchas plantas de tipo acidófilo.

Cómo es lógico el uso de turba está únicamente dirigido a acuarios donde necesitemos una calidad de agua ácida más blanda. No es recomendable para especies que necesiten de aguas neutras a alcalinas.

Por último y dedicaremos un artículo a este aspecto. Los filtros deben de estar funcionando permanentemente. Podríamos debatir sobre si se pueden o no parar por la noche por temas de ruido o molestias. Lo que si que no podemos es poner un filtro en marcha si lleva mucho tiempo parado con el agua sin circular. Si esto sucediera la falta de oxigeno acabaría con las bacterias nitrificantes produciendo con el tiempo sulfuro de hidrógeno que de entrar al acuario lo envenenaría. Se puede detectar por el clásico olor a huevos podridos.

Temas que te pueden interesar:

Los derechos de autor de todas las fotografías pertenecen a sus dueños originales. Se publican indicando el autor con intenciones divulgativas. Si algún autor siente dañados sus derechos de autor que se ponga en contacto con nosotros para proceder a retirar la imagen

Summary
Review Date
Reviewed Item
Acuario, Sistema de filtrado, cargas y materiales filtrantes
Author Rating
41star1star1star1stargray

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.